Al narco le dio Coronavirus y lo peor es que no los mata. Porque aunque han sido afectados por las medidas tomadas en el mundo para frenar los contagios, el creciente número de pobres que dejará esta crisis, podría verlos como una opción para subsistir.

De acuerdo con un reporte publicado por la ONU sobre la pandemia y la cadena de suministro de droga, se estima que ante la falta de otro tipo de oportunidades, muchas personas en Latinoamérica tengan que recurrir al cultivo ilegal de droga para subsistir, después de una contracción económica regional del 5.3 por ciento.

En donde la de México, el tercer productor mundial del opio, caerá un 6.5%, junto con las de Colombia, Perú y Bolivia, que son los tres países que producen prácticamente toda la coca del mundo, que caerán un 2.6, 4 y 3 por ciento.

Aumentado así el porcentaje de personas que viven bajo el umbral de la pobreza en la región de un 30 a un 34% y , cabe resaltar, que en tan sólo los dos últimos meses en México se han perdido casi 700, 000 empleos y el numero de pobres que dejará esta crisis podría llegar hasta 10 millones.

¿Qué pasará cuando todos seamos pobres? ¿Quién irá primero? O más bien ¿Quién los ayudará?

Porque desde Guadalajara hasta Roma, el narco ha comenzado a “humanizarse” con supuestos, actos de “benevolencia”, que van desde despensas hasta compras instantáneas de negocios.

En lugares en que el Estado aún no ha llegado, pero sí, los muñecos de “El Chapo.”

Por ahora, la ruptura en la cadena de suministros, ha conseguido disminuir la velocidad de operación de los Cárteles, haciendo escasos químicos para la producción de las drogas sintéticas o gasolina para la producción de cocaína.

Expertos en el mundo incluso hablan de una pequeña victoria temporal sobre estas organizaciones del crimen organizado a manos del Coronavirus, pero por más que esto nos alegre, no hay que perder de vista que es temporal.

Las rutas marítimas ya sustituyen a las aéreas y terrestres para el transporte de las drogas sintéticas y se continúan consolidando como las de la cocaína. El foco rojo del mundo podría ser el Océano Índico. Mientras se aprovecha la ocasión para subir el precio y bajar la calidad.

Oportunismo clásico de mercado de los que suelen hacer dinero a cualquier costo, y crónica de un problema de salud anunciada.

¿Será suficiente el despliegue del ejército para auxiliar a la Guardia Nacional?

Porque no podemos negar, que se ha llegado a un parecido con el Calderonismo, que ya ni los panistas quieren recordar, porque la memoria es a la carta, y los ciudadanos seguimos sin estar primero.

¿Cuándo la paz por encima de todo lo demás?

Porque la ciencia demuestra que, no se puede controlar lo que no se ve, y que los ingresos que una nueva fuente podría generar, ayudaría a muchos en estos tiempos.

Porque al narco le dio Coronavirus y parece que ni esto lo mata.

¿A quién contagiará?

El último en salir apague la luz.

Twitter: @HenaroStephanie