El S&P 500 terminó a la baja el lunes después de que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, nominó al jefe de la Reserva Federal, Jerome Powell, para dirigir el banco central durante un segundo mandato, pero los prestamistas de Wall Street subieron ante la perspectiva de alzas de tasas de interés en 2022.

El Nasdaq se hundió en territorio negativo después de que junto con el S&P 500 había alcanzado antes máximos históricos. Una subida de los rendimientos de los bonos del Tesoro pesó sobre Amazon, Alphabet y otros grandes valores de crecimiento.

En cambio, Apple terminó en un máximo histórico después de que JPMorgan señaló posibles mejoras en el suministro del iPhone 13 en los próximos meses.

La nominación de Powell fue muy bien acogida por los inversionistas que esperaban que no hubiera grandes cambios en la Fed, mientras guía a la economía fuera de la pandemia de Covid-19. El banco central tiene previsto volver a la política monetaria anterior al virus a finales de 2022.

La gobernadora de la Fed, Lael Brainard, que era la otra candidata al puesto, será la vicepresidenta, informó la Casa Blanca.

"A los mercados les gusta la previsibilidad (...) Aunque Brainard hubiera sido una buena elección, los mercados no sabrían qué esperar de ella aunque el consenso general era de que significaría tasas más bajas durante más tiempo", dijo Randy Frederick, director gerente de operaciones y derivados de Charles Schwab.

El índice de bancos del S&P 500 repuntó, siguiendo el alza de los rendimientos del Tesoro, ya que los inversores prevén un endurecimiento de la política monetaria en el primer semestre de 2022. Wells Fargo & Co fue uno de los que tuvo un mejor desempeño.

El S&P 500 perdió 15.02 puntos, o un 0.32%, a 4,682.94 unidades, mientras que el Nasdaq Composite bajó 202.68 puntos, o un 1.26%, a 15,854.76 unidades. El Promedio Industrial Dow Jones subió 17.27 puntos, o un 0.05%, a 35,619.25 unidades.

El índice de valor del S&P 500 superó ampliamente al índice de crecimiento.

kg