Las acciones en Wall Street cerraron al alza el jueves, con el S&P 500 alcanzando un máximo histórico, ya que datos económicos parecían respaldar la afirmación de la Reserva Federal (Fed) de que un alza de los precios será temporal.

Los tres principales índices bursátiles de Estados Unidos avanzaron, y los valores de gran capitalización del mercado pusieron al Nasdaq al frente. Sin embargo, los transportes y los valores de pequeña capitalización , sensibles a la economía, terminaron la sesión en territorio negativo.

El Promedio Industrial Dow Jones subió 19.1 puntos, o un 0.06%, a 34,466.24 unidades, mientras que el S&P 500 avanzó 19.63 puntos, o un 0.47%, a 4,239.18 unidades. El Nasdaq ganó 108.58 puntos, o un 0.78%, a 14,020.33 unidades.

Los datos del índice de precios al consumo (IPC) del Departamento de Trabajo estadounidense se situaron por encima de las previsiones y añadieron más argumentos al debate sobre si las actuales alzas de precios podrían convertirse en inflación de largo plazo, a pesar de que la Reserva Federal ha afirmado lo contrario.

Pero un análisis más detallado mostró que gran parte del alza de los precios provino de productos como las materias primas y las tarifas aéreas, y por lo tanto es probable que sea temporal.

"A principios de esta semana tuvimos días de mercado extremadamente aburridos, ya que todos teníamos los ojos puestos en la diana de este informe del IPC", dijo Ryan Detrick, estratega de mercado senior de LPL Financial.

"Pero una vez que la gente miró bajo la superficie, la mayor parte de la mayor inflación se debe a la reapertura y las acciones tuvieron un rally de alivio El mercado se lo está tomando con calma al darse cuenta de que la economía no se está recalentando", añadió Detrick.

Un comité de la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley de gasto en infraestructuras de 547,000 millones de dólares destinado al transporte de superficie, adoptando algunas de las propuestas del presidente Joe Biden como parte de su paquete de infraestructuras más amplio de 2.3 billones de dólares.

Sin embargo, los sectores industrial y de transportes, que se benefician del gasto en infraestructuras, se situaron en territorio negativo.

kg