Pánico absoluto entre los principales economistas del Royal Bank of Scotland. Lejos del habitual tono aséptico con el que las principales entidades financieras publican sus recomendaciones a los clientes, incluso aunque estas sean negativas, el RBS ha emitido un informe en el que insta a "venderlo todo", ante el que esperan sea un "año de cataclismos en los mercados".

Detrás de estas recomendaciones se encuentra la terrible previsión de sus analistas por la que los índices de renta variable acumularían pérdidas de hasta el 20%, con el Footsie británico como el más expuesto por el peso de las compañías relacionadas con materias primas. Además, encuentran otro factor de desestabilización en el precio del barril de petróleo de tipo Brent, de referencia en Europa, que, según la entidad, podría caer hasta los 16 dólares por barril.

Según Andrew Roberts, jefe del departamento de crédito de RBS, China se enfrenta a una importante corrección que generará una bola de nieve cada vez mayor. El experto sostiene que los mercados han estado apoyados por las políticas de bajos tipos de interés por parte de los bancos centrales. Un impulso que, recuerdan, se irá perdiendo conforme actúe la Reserva Federal y, presumiblemente, también el Banco de Inglaterra.

"Sospechamos que 2016 estará caracterizado por las salidas en el mercado de los tres focos principales que se han beneficiado de los tipos de interés más bajos, es decir, mercados emergentes, crédito y acciones", señala Roberts.

En la advertencia, el grupo indica a los inversionistas que se olviden de intentar buscar rentabilidad este año y coloquen su dinero en los bonos de deuda soberana de mayor calidad, como el alemán, cuyo interés esperan que caiga, ante la creciente demanda, a un mínimo histórico del 0.16 por ciento. "En una sala abarrotada, las puertas de salida son pequeñas", señala la entidad.

Entre los activos refugio con cierta rentabilidad, el RBS salva de la quema a la deuda de los países periféricos que, con un interés mayor que el bono alemán, se convierten a ojos de los analistas de la entidad en un producto atractivo.

El de RBS no ha sido el único comunicado que advierte de la posibilidad de una crisis en los mercados. Albert Edwards, estratega de Société Générale, señaló que la crisis financiera resurgirá este año y que será "tan mala como la de 2008-2009". A estas voces se le suman las de los analistas de JP Morgan que recomiendan "vender todo al mínimo rebote".

[email protected]