La aplicación de vacunas contra el Covid-19 de diferentes laboratorios ha incrementado la perspectiva de recuperación económica y del fin del confinamiento, y sobre todo generando amplias ganancias para las farmacéuticas en el mercado de valores.

Hasta el 19 de febrero, algunas farmacéuticas reflejaron rendimientos importantes en el precio de sus acciones, como Vir Biotechnology que subió 185.96% en Wall Street, o Novavax con un alza de 149.20% en la misma Bolsa y Cansino Biologics de Hong Kong que se incrementa 117.56% en lo que va del año.

Algunas de las empresas que entregaron sus vacunas y se están aplicando son Moderna con un alza de 67.26% en el año, BioNtech con 41.92% que junto con Pfizer tiene la vacuna con mayor eficiencia, sin embargo, Pfizer tiene un descenso de 5.42%, junto con Astra Zeneca que baja 1.34% al cierre del pasado viernes.

Carlos Hernández, analista de Masari Casa de Bolsa, comentó que “son varios factores que han impulsado el sector salud: primero es la perspectiva positiva para las empresas derivado de mayores ingresos por la venta de vacunas, así como flujos de mayores ventas por de sus productos y servicios. El segundo elemento tiene que ver con el hecho de que las valuaciones financieras no estaban tan altas en comparación a sectores como tecnologías o telecomunicaciones”.

Pfizer, añadió Hernández, no ha logrado elevar sus márgenes de rentabilidad en sus estados financieros, “sin embargo, las vacunas podrían plantear un cambio de operativo hacia adelante. Los inversionistas estarán atentos a los primeros reportes del año fiscal en curso”.

La industria farmacéutica y de laboratorios de investigación y desarrollo de medicamentos equivale a 2.69 billones de dólares en valor de mercado, esto de una muestra de 30 compañías alrededor del mundo, y que sólo en 50 días del 2021 tienen una ganancia de 91,830 millones de dólares respecto al cierre del 2020.

Optimismo

Luis Alvarado, analista de Capitales en Banco Base, explico que las empresas que están desarrollando y distribuyendo vacunas, tienen un factor importante para el alza de las acciones de farmacéuticas, pero también es la respuesta de que Joe Biden sea el nuevo presidente de Estados Unidos, ya que el sector salud fue de los más rezagados en la era Trump por un sistema de salud descentralizado, y que con el nuevo presidente se tendrán contratos con hospitales con márgenes atractivos para las empresas, lo que las impulsa al alza en bolsa.

“Sigue habiendo potencial de alza para las firmas del sector salud, esto conforme sigue la expectativa de que la movilidad de las personas no esté restringida, de vacunar al grueso de la población y conseguir la inmunidad, por así decirlo, de que la economía regrese a la normalidad”, dijo.

Sin embargo, algunas empresas muestras caídas en su rendimiento en el mercado de valores, como Genexine, un laboratorio de Corea del Sur con una baja de 17.54%, o Vertex, la estadounidense con 12.41% de pérdida en el 2021.También está la mexicana Royalty Pharma que en la Bolsa de Nueva York cae 4.73% y la francesa Sanofi que pierde 2.15% en el año.

El consenso de farmacéuticas a nivel global acordó no lucrar con la venta de medicamentos para combatir el Covid-19, es decir, que su precio de venta es igual al costo productivo unitario, por lo tanto no se genera una ganancia para cada firma, pero al largo plazo si les podrá generar una rentabilidad en sus estados financieros.

Además, algunas firmas decidieron enfocar sus esfuerzos en el desarrollo de pruebas para el coronavirus, como Abbot Laboratories, el mayor proveedor de pruebas a nivel global, que tiene un rendimiento de 12.38% en el 2021 en Wall Street y sus acciones se venden en 123.04 dólares, con un valor de mercado de 217,696 millones de dólares.

En el mundo, más de 131 millones de personas han recibido la primera dosis de la vacuna. Al 5 de febrero, Israel se posicionaba como el país con una mayor cobertura de vacunación contra la Covid-19, con más de 61 dosis administradas por cada 100 habitantes. Le siguen Emiratos Árabes Unidos, Reino Unido y Estados Unidos con 38.9, 16.2 y 10.53 respectivamente. Muy lejos se ubican Brasil y Argentina con 1.45 y 0.98 y aún más lejos México con 0. 54 dosis por cada 100 habitantes.

Mientras que se continúa con la aplicación de vacunas, las farmacéuticas intensifican los procesos productivos para cumplir de manera urgente con los contratos con los diferentes países, además de contar proveedores para la distribución de las vacunas a todas partes del mundo.

ariel.mendez@eleconomista.mx