La sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) resolvió el contencioso sobre los préstamos hipotecarios referenciados al Índice de Referencia de Préstamos Hipotecarios (IRPH), siguiendo en la práctica totalidad la opinión del abogado general que indicó que no se puede considerar que ese índice era abusivo y que deben ser los tribunales españoles los que indiquen en cada caso si su aplicación fue o no transparente.

La Bolsa española reaccionó positivamente el martes a esa decisión, subiendo las cotizaciones de CaixaBank y Bankia, las entidades más expuestas a ese litigio.

El tribunal europeo considera que el IRPH no es abusivo, porque se publicaba en el Boletín Oficial del Estado una vez que el Banco de España lo elaboraba con la información suministrada por las entidades financieras (cajas de ahorros y bancos) y que, en principio, se informaba a los potenciales tomadores del préstamo sobre lo ocurrido en el pasado con ese índice.

La cuestión de si debía ser comparado con otros posibles índices o si debía darse una previsión de una evolución futura no se contempla.

Por eso es por lo que el TJUE devuelve de alguna forma la pelota a los tribunales españoles para que sean ellos los que analicen, en cada reclamación, si hubo transparencia o no en la comercialización del préstamo.

En el supuesto de que el tribunal correspondiente establezca que la venta de ese crédito no había sido transparente señala que el IRPH debe ser sustituido por el índice que se hubiera pactado con el cliente y, si no existiera esa cláusula en el contrato, que el índice sustitutorio sería el del ‘IRPH entidades’ que, en la práctica ha sido muy similar al ‘IRPH cajas’ y al ‘IRPH bancos’ que eran los otros dos índices que se tenían en cuenta y que eran elaborados con la media de los tipos aplicados por las cajas y por los bancos.

El ‘IRPH entidades’ es el surgido tras la desaparición de muchas cajas de ahorros y es el resultante de las tasas aplicadas por los bancos que ahora existen.