“México está ponderado debajo de lo que merece: para nosotros es uno de los emergentes más atractivos, quizá el más atractivo, con la posible excepción de China”, dice Thierry D’Argent, director global de Banca Corporativa y de Inversiones de Société Générale.

“Ésta es una de las razones por las que queremos tener más presencia en México”, dice el ejecutivo bancario.

“México tiene un enorme potencial y algunas de las ventanas de oportunidad que ofrece corresponden con lo que somos: un grupo financiero con un conocimiento muy profundo del sector energético. Hemos trabajado en este sector en África, Medio Oriente y Europa“, señala en entrevista.

D’Argent expresa optimismo sobre México, pero no pierde la cautela: “Somos realistas y vemos muchas ventajas: es un país con una economía fuerte, que tiene un sector industrial muy diversificado y un socio clave de Estados Unidos, con una presencia creciente en otras regiones.

“Las empresas de México se están expandiendo en Europa, África y Medio Oriente. Es cada vez mas frecuente ver a empresas mexicanas protagonizar fusiones y adquisiciones fuera de su territorio habitual, América del Norte, Centro y Sudamérica”.

Atentos, a reforma energética

Société Générale ha seguido con atención el rumbo de la apertura energética mexicana y apuesta por convertirse en un jugador de referencia en los próximos años.

Así lo explica este ejecutivo: “El sector energético requiere muchos recursos. Para unas empresas, el dinero vendrá de colocaciones accionarias. En otros casos vendrá de emisiones de  deuda.

“Lo que esas empresas requieren es financiamiento y mucho más: expertise. Nosotros somos una empresa que cuenta con un gran capital intelectual, donde los financieros trabajan en la misma mesa con ingenieros y expertos en sector energético”.

D’Argent dice que “un proyecto exitoso requiere los activos correctos, la solución técnica adecuada y la solución financiera. En nuestra mesa de toma de decisiones están ingenieros en diálogo con financieros”. Él mismo es ingeniero de formación.

Esta entidad es uno de los mayores grupos financieros de Europa y uno de los cinco primeros, por el monto de sus beneficios.

Tiene presencia en 80 países y una representación en México desde hace 45 años.

Para encabezar una nueva etapa en nuestro país, ha nombrado a José Antonio Mérigo Lámbarri como representante en México, y está contratando talento.

“Vamos a crecer pero no estamos obsesionados con tener una determinada posición en el mercado o con ganar participación a cualquier costo. Nuestro negocio está en la generación de valor, no en firmar cheques y entregarlos”.

Thierry D’Argent destaca que su grupo no ve un riesgo significativo en México.

“Si hubiera un riesgo grande, no estaríamos pensando en reforzar nuestra presencia aquí. Somos un grupo que tiene una visión de largo plazo.

“En cierto sentido, hacemos honor a lo que se dice de los franceses: tenemos una cadena de mando muy clara, ordenados y muy estructurados para tomar decisiones. Ésta es una de las razones por las que salimos fortalecidos de las crisis del 2008-2009”.

Disrupción tecnológica

Como un banquero experimentado hace una valoración de lo que el cambio tecnológico representa para su industria.

El directivo afirma que “la disrupción tecnológica está revolucionando de manera la relación con los clientes en el retail, allí el cambio es muy profundo y total (...) en los servicios de banca corporativa y de inversión es otra cosa.

“ Cuando hablamos de atención a grandes clientes, la tecnología es un factor entre otros. Aquí el negocio está en ofrecer soluciones personalizadas. Una parte de la atención de calidad no puede ser digitalizada”.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx