Tras Uber y Lyft, otra gran tecnológica debuta en la Bolsa estadounidense este jueves. Se trata de Slack, aplicación de mensajería para el entorno laboral, valorada en 17,000 millones de dólares, ante su estreno hoy. La empresa, con todo, difiere de otras del sector en haber sorteado el proceso de OPV. No ha vendido acciones al público ni ha emitido acciones nuevas; solamente ha solicitado que las acciones ya existentes, en manos de fundadores, empleados y fondos, sean admitidas a negociación.

Con este mecanismo los inversores no reciben dinero ni la empresa se financia, pero permite por otro lado evitar también el costoso proceso de contratar asesores para la colocación y el riesgo de elevada volatilidad, normalmente asociado a las OPV de perfil alto. Este mecanismo fue utilizado por otro unicorniode Internet, la sueca Spotify.

Morgan Stanley será el agente de liquidez que canalice el flujo de órdenes sobre la empresa. La Bolsa de Nueva York ha fijado un precio de referencia de 26 dólares por acción de cara al estreno, a partir de las operaciones privadas en las que están cambiando de manos títulos de Slack. Salen a cotizar 504 millones de acciones.

La empresa ha podido esquivar la OPV gracias a su facilidad para atraer inversores el fondo Accel es el primer inversor con un 23.8 por ciento. Además, otros habituales de Silicon Valley como Andressen Horowitz, Social Capital o Softbank están en el accionariado. Por otra parte, aunque Slack pierde dinero, lo hace a menor ritmo que otras tecnológicas como, por ejemplo, Uber, lo que ha facilitado su financiación: este trimestre perderá unos 70 millones de euros.

erp