Durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, el peso ha mostrado volatilidad, observándose una caída de 6.38 pesos o 47.85%, de 13.3396 a 19.7220 pesos por dólar.

Con respecto a los sexenios de Vicente Fox y Felipe Calderón, el tipo de cambio presentó menores pérdidas, con depreciaciones acumuladas de 19.02 (1.81 pesos) y 17.98% (2.03 pesos), respectivamente.

En el actual sexenio, el tipo de cambio registró niveles máximos históricos el 19 de enero del 2017 de 21.93 pesos por dólar.

La debilidad del peso se derivó tanto de eventos internos como externos, sobre todo estos últimos, como la caída del precio internacional del petróleo, que comenzó en octubre del 2014. El precio del crudo referencial de EU, West Texas Intermediate (WTI), en esa fecha se encontraba cerca de 100 dólares por barril; sin embargo, en los últimos días de diciembre del 2014, las cotizaciones se encontraban en 60 dólares por barril.

Escenario complicado

Bajo ese escenario, la moneda mexicana reaccionó de manera violenta, ya que entre octubre y diciembre del 2014, presentó una caída de 10% o 1.32 pesos, de 13.42 a 14.74 pesos por dólar.

El escenario del peso se complicó más para el 2015, luego de que la agencia calificadora S&P le cambiara la perspectiva de la deuda soberana de México de Estable a Negativa.

Además, Moody’s bajó la nota a Petróleos Mexicanos de “A3” a “Baa1”, tras los problemas de liquidez que incurrió la empresa paraestatal, ante la caída del precio internacional del petróleo y de la producción.

Durante este lapso, el tipo de cambio reportó una contracción de 16.70% o 2.46 pesos, de 14.7475 a 17.2120 pesos por dólar.

Uno de los años más complicados para la moneda mexicana dentro del sexenio de Peña Nieto fue el 2016, cuando la paridad presentó una depreciación de 19.92%, equivalente a una pérdida de valor de 3.43 pesos, donde en este año superó el precio de resistencia de 20 pesos por dólar.

Además, el Brexit resultó otro factor de presión para el mercado de cambios, pues días antes de las votaciones en Gran Bretaña, sobre todo el 24 de junio, registró una caída de 3.7% a 18.9395 pesos por dólar.

El Banco de México (Banxico) optó por incrementar su tasa de referencia en 50 puntos base para ubicarla en 4.75 por ciento.

Las elecciones en EU también presionaron al tipo de cambio, sobre todo cuando tomó posesión Donald Trump (20 enero del 2017), donde días previos a esta fecha alcanzó su cotización máxima histórica (21.93 pesos).

El peso siguió depreciándose, principalmente a partir de agosto del año pasado, cuando comenzó la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), llevando al tipo de cambio de 17.8465 a 19.6595 pesos el 29 de diciembre.

Pese al apoyo por parte de Banxico, que el año pasado incrementó cinco veces su tasa a 7.25%, las presiones en el peso continuaron este año, sobre todo en el segundo trimestre, cuando se optó por postergar la firma del TLCAN.


ricardo.zamudio@eleconomista.mx