En el tercer trimestre del año, Sare continúo avanzando en la meta para estabilizar sus operaciones. En el periodo subió 485.6% sus ingresos y pasó de un flujo operativo (EBITDA) negativo a uno positivo, aunque reportó una pérdida neta consolidada de 542 mil pesos.

Bajo la nueva etapa, luego de haber concluido con su reestructura financiera y reducido su nivel de endeudamiento, la desarrolladora de vivienda confío en que el próximo trimestre generará utilidades.

La operación de la empresa ha mejorado en gran medida respecto al tercer trimestre 2015. Se pasó de un EBITDA negativo a uno positivo, las razones de costos y gastos disminuyeron, se redujo el apalancamiento en su relación deuda capital y se esperaría que el próximo trimestre se reporten utilidades netas positivas , expuso la administración en el reporte publicado en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV).

En el periodo de referencia, los ingresos de Sare ascendieron a 154.9 millones de pesos respecto a los 26,455 millones del segundo trimestre del 2015.

En una comparación anual, la empresa señaló que logró disminuir 15.91% su nivel de deuda con costo, al pasar de 892.96 millones de pesos a 750.86 millones.

No obstante, de julio a septiembre pasados sus pasivos de largo plazo se redujeron 73 millones de pesos, o 7%, respecto al mismo periodo del 2015, mientras el de corto plazo creció 87 millones o 15 por ciento.

El tercer trimestre del año cerró con una posición de efectivo de 133.5 millones de pesos.

judith.santiago@eleconomista.mx