Arabia Saudita, el líder de facto de la OPEP, trabajará por la estabilidad del mercado petrolero en momentos de alta tensión entre Estados Unidos e Irán, y Riad quiere ver precios sostenibles y crecimiento de la demanda, dijo el lunes el ministro de Energía del reino.

El príncipe Abdulaziz bin Salman señaló que es demasiado pronto para discutir si la alianza OPEP+ mantendría los recortes a la producción que expiran en marzo.

“Mientras la tensión se mantenga alta en nuestra región, Arabia Saudita seguirá haciendo todo lo posible para asegurar mercados del petróleo estables”, declaró el ministro durante una conferencia de energía.

“Queremos un mercado del crudo estable, con crecimiento sostenible en términos de demanda, crecimiento sostenible en términos de oferta”, explicó el funcionario, agregando que tanto precios altos como bajos son indeseables.

“Lo peor es tener precios bajos del barril que pueden dañar a la industria de forma permanente”.

Inventarios cayeron

Los inventarios de crudo en Estados Unidos habrían caído la semana pasada, mientras que los de productos refinados habrían aumentado y los de gasolina subido por décima semana seguida, mostró el lunes un sondeo de Reuters.

Cuatro analistas consultados por Reuters estimaron, en promedio, que las existencias de petróleo descendieron en alrededor de 800,000 barriles en el período que terminó el viernes al 10 de enero.

Los inventarios de crudo subieron en 1.2 millones de barriles en la semana terminada el 3 de enero a 431.1 millones de barriles, frente a las expectativas de analistas de una caída de 3.6 millones de barriles.

El sondeo fue realizado antes de las entregas de los informes del grupo de la industria Instituto Americano del Petróleo (API) y el gubernamental Administración de Información de Energía (EIA).

El API divulgará su reporte este día mientras que el EIA lo hará el miércoles.

Analistas estimaron que las existencias de gasolina habrían aumentado en 4 millones de barriles.

Las de destilados, que incluyen diésel y combustible para calefacción, se habrían incrementado en 700,000 barriles.

La tasa de utilización de refinerías habría caído en 0.4 puntos porcentuales desde el 93% de la capacidad total para la semana terminada el 3 de enero, según el sondeo.

El mercado mundial del petróleo seguirá atento al desarrollo en las tensiones geopolíticas en Irán, puesto que su situación interna continúa siendo delicada.

Lo anterior, debido a las protestas violentas, luego de que se diera a conocer que el gobierno iraní había derribado un avión comercial ucraniano de forma accidental.

Baja la demanda de crudo

Petróleo a la baja por alza de inventarios de EU

Los precios del petróleo cayeron poco más de 1% el lunes, debido a que los inversionistas cambiaron su foco desde las tensiones en Medio Oriente a la baja en la demanda, tras los datos de la semana pasada que mostraron un alza en los inventarios de combustibles en Estados Unidos.

El referencial europeo Brent cayó 78 centavos, o 1.2%, a 64.20 dólares por barril, mientras que el West Texas Intermediate (WTI) de Estados Unidos retrocedió 96 centavos o 1.63%, a 58.08 dólares el barril respecto a los valores de la sesión anterior.

Por su parte, el petróleo mexicano de exportación cayó 1.32% o 73 centavos, a 54.60 dólares por barril, según Petróleos Mexicanos.

La gasolina estadounidense tuvo un ligero avance de 0.08% a 1.6610 dólares el galón.

Los bajos márgenes de las refinerías de Estados Unidos para los productos derivados del petróleo han afectado a los precios del crudo, particularmente debido a la baja demanda invernal de combustible para calefacción.

“Es difícil que el petróleo suba si las refinerías continúan perdiendo dinero o, en el mejor de los casos, alcanzan el punto de equilibrio con la gasolina”, refirió Tom Kloza, jefe global de análisis de energía de Oil Price Information Service.

Las existencias de petróleo, gasolina y destilados en Estados Unidos subieron la semana pasada, dijo el miércoles la gubernamental Administración de Información de Energía.

El crudo tocó un máximo de casi cuatro meses después de que un ataque de Estados Unidos mató a un comandante iraní e Irán tomó represalias al usar misiles contra bases estadounidenses en Irak. Pero el barril retrocedió luego de que Washington y Teherán pusieron paños fríos a su crisis.

La semana pasada, el Brent llegó a los 71.75 dólares por barril antes de cerrar el viernes por debajo de 65 dólares.

“La caída de los precios se produjo cuando los participantes del mercado concluyeron que a pesar del aumento significativo de la tensión entre Estados Unidos e Irán, es poco probable que la producción de petróleo se vea afectada”, señaló Tamas Vargas, corredor de petróleo de PVM.