¿Cuáles son las razones que han llevado al Banco Nacional de Suiza a abandonar el techo fijado para el franco suizo? El Banco Nacional de Suiza (BNS) anunció un beneficio de 38,000 millones de francos en sus reservas en 2014, una gran cantidad debido al tamaño de la devaluación del euro, con el que el moneda helvética estaba efectivamente vinculada a su techo.

Por lo tanto, el dólar, el oro y otras porciones de sus reservas se apreciaron fuertemente en términos de franco suizo. Esta debilidad para el billete suizo también ayudó a borrar el alto nivel al que cotizaba el franco en relación a otras divisas no comunitarias.

A medida que el BNS sopesó los costos de mantener la paridad, decidió claramente que el riesgo sería que los costos superaran los beneficios a partir de ahora. Los costos incluirían supuestos de mercado peligrosos que requerirían más y más fondos para defenderse de una revaluación y así, la falta de la capacidad de conducir la política monetaria de manera independiente del Banco Central Europeo, a causa del "trilema", que establece que ningún país puede tener simultáneamente:

  • Libre circulación de capitales
  • Un tipo de cambio fijado (1.20 en EURCHF)
  • Control de la política monetaria

El mercado se ha girado peligrosamente, como asegura Thomas Jordan, supervisor bancario del BNS, quien explicó además, como viene haciendo desde el mes de diciembre, que el techo del franco suizo era "absolutamente necesario". Los supuestos complacientes del mercado fueron que el BNS contestaría cualquier próximo programa de relajación cuantitativa (QE) por parte del BCE con tasas más punitivas para mantener en su lugar el franco suizo.

Sin embargo, y y a pesar de ello, el BNS abandonó por completo el techo del franco suizo/suelo del euro y ni siquiera tuvo con el mercado la cortesía de arrojar suficiente liquidez en la situación de suavizar el golpe, ya que había una enorme brecha discontinua en el mercado de, al menos, el 20% - la diferencia más grande que se ha visto en el mercado-, incluso mucho más grande que cuando el Banco de Japón abandonó la zona 115 en el año 2003, o cuando el BNS anunció el techo en 2011, o incluso cuando la GBP fue expulsada de la ERM en 1992 (cuya brecha alcanzaba solo el 10 por ciento).

¿Qué ha llevado al BNS a tomar esta decisión?

Después de que las reservas del banco crecieran alrededor de un 65% del PIB y se aceleraran rápidamente a finales de la segunda mitad del 2014, debido principalmente a que el franco suizo siguiera la debilidad del euro, esto hizo que fuera más fácil para el BNS abandonar la tasa de cambio fija, ya que le ofrecía un colchón de capital en lo que sabían que iba a ser un movimiento costo, independientemente del tiempo.

La próxima semana, el BCE anunciará algún tipo de programa de flexibilización cuantitativa (QE). Quizá el BCE avisó a la comisión negociadora de la magnitud de lo que está planeando anunciar la próxima semana y el Banco Nacional Suizo decidió mover sus fichas ahora en lugar de hacerlo después de la reunión del BCE, ya que temía que viéramos niveles aún más débiles en el euro. Si esto es cierto, entonces el anuncio del BCE de la próxima semana podría superar todas las expectativas.

¿Qué nos depara a partir de ahora?

Lo más sorprendente puede ser cómo de "tranquilo" podemos ver al franco suizo después de que el mercado digiera la noticia de este jueves, especialmente en términos de volatilidad. La volatilidad se ha agravado bastante en esta sesión al mismo tiempo que muchas órdenes salieron del mercado, justo en el momento en el que aún no se conocía el precio de mercado o un equilibrio.

Ahora ya conocemos el precio de mercado para el franco suizo y la volatilidad no continuará con cualquier fracción considerable de lo que presenciamos en la acción de hoy. Eso no quiere decir que no se mueva, pero no lo haría tan rápido como acabamos de ver, aunque sí se moverá más rápido frente al euro de lo que hizo durante los días de techo del franco suizo.

Si el riesgo se mantiene positivo, el carry extremadamente negativo en el franco suizo podría originar operaciones de carry trade usando financiación de la divisa una vez que el mercado supere sus temores, que era la intención de la comisión negociadora con este movimiento.

Estamos viendo un gran repunte en divisas de mayor rendimiento, con el dólar neozelandés (NZD), el dólar australiano (AUD) y algunas monedas emergentes frente al dólar y el euro a raíz de esto, ¿podría extenderse esto frente al franco suizo una vez que el mercado se sienta cómodo con la caída de la volatilidad?

Si el mercado siente que esta volatilidad en las divisas no ayuda al riesgo general en el mundo, especialmente tras la reunión del BCE de la próxima semana, el instrumento/divisa que nos haría ganar más sería el oro, que lo ha estado haciendo bastante bien frente a todas las monedas en términos generales, con o sin riesgo, últimamente.

Es prematuro para dar conclusiones, ya que los movimientos inmediatos a raíz del anuncio del BNS pueden desencadenar un proceso de desapalancamiento de todas las posiciones en divisas en general (bajista para el dólar en el corto plazo, si este es el caso) en medio de una llamada para reducir el riesgo, sobre todo en todo lo relacionado con la moneda. Todos los modelos que asumen ciertos niveles de volatilidad están ahora quebrados.

En lo que respecta especialmente al euro-franco suizo (EURCHF), el nivel de paridad (1.00) tiene una enorme importancia psicológica y podría ser el foco para establecer una base una vez conozcamos el anuncio del programa QE por parte del BCE.

Lo que sí es cierto es que los trades necesitarán ser muy cautelosos.

[email protected]