Mientras que el gobierno de China sostiene el objetivo de crecimiento de 7% para el 2015, el índice compuesto de la Bolsa de Hang Seng cayó 7% ante una decepcionante cifra en el Índice Caixin de la Manufactura de China, que se ubicó en 48.2 puntos desde 48.6 del mes previo, comentó Jaime Ascencio, analista de Actinver en un análisis.

Aunque la baja en el indicador no fue tan pronunciada, lo preocupante es la prolongación en la tendencia de baja, que si bien no es lineal, acumula ya varios meses en ese sentido, luego de alcanzar un máximo en 52 puntos en julio del 2014, de acuerdo con el Caixin China General Manufacturing PM.

La baja de diciembre muestra que las fuerzas que impulsan la recuperación económica han encontrado obstáculos, como la contracción del mercado laboral y de la demanda interna y la del resto del mundo; la economía se enfrenta a un mayor riesgo de debilitamiento.

Advierte que se esperan más fluctuaciones en los mercados globales ahora que la Reserva Federal de Estados Unidos ha empezado a subir su tasa de interés y sugiere que el gobierno chino debe prestar más atención a los factores de riesgo externos a corto plazo y ajustar las políticas macroeconómicas, a fin de que la economía no caiga en un precipicio.

El documento reconoció que el temor en los mercados es que la caída en la producción industrial signifique presiones para que el yuan se devalúe, aunque las autoridades dijeron que su política de estímulo no será con un yuan débil.

El PIB de China durante el tercer trimestre del 2015 mostró una ligera desaceleración al obtener el menor registro tras la reciente crisis económica, con 6.9% anual; sin embargo, los últimos datos sugerían que la economía comenzaba a estabilizarse por la puesta en marcha de los estímulos de las autoridades luego de la caída de la Bolsa.

En noviembre, el comercio minorista continuó ganando tracción, mientras el crecimiento de la inversión en activos fijos se mantuvo estable.

El 30 de noviembre, el FMI acordó incluir el yuan a la canasta de divisas de reserva denominada Derechos Especiales de Giro (DEG), integrada por el dólar estadounidense, el euro, el yen japonés y la libra esterlina.

[email protected]