El precio global del crudo se elevaría hasta 45 dólares por barril y de manera gradual al 2018, después de caer hasta 20 dólares este año dadas las condiciones geopolíticas y de oferta en el mundo, pero podría llegar hasta 70 dólares después del 2021 si se implementan las conclusiones establecidas en la COP21 y el Davos, afirmaron especialistas.

Los analistas de riesgos financieros de The Coface Group explicaron en su publicación de enero que luego de que en 2015 la oferta promedio global de petróleo fue de 95.7 millones de barriles diarios, los bajos márgenes de rentabilidad sólo consiguieron que cayera hasta 95.2 millones de barriles en enero de este año, pero existe la posibilidad de que se eleve hasta 95.9 millones de barriles por día a lo largo del año, dadas las posturas de los miembros de la OPEP y Rusia de no reducir su producción.

Lo anterior afectará sobre todo a los países exportadores de crudo como México , además de los que tienen alta dependencia de sus finanzas públicas en la comercialización de petróleo sin una industria fuerte de transformación. En tanto, los países no pertenecientes a la OPEP bajarán ligeramente su producción conjunta por primera vez desde el 2008, arrastrados por Estados Unidos, pero las tensiones crecientes entre Irán y Arabia Saudita mantendrán los precios bajos.

El analista sobre temas de energía, Ramses Pech, explicó por su parte que con estas tendencias los países que lograrán mejores resultados e incluso crecimiento serán quienes están más fortalecidos en su balanza comercial y valor de su moneda.

Asimismo, explicó que la Conferencia de las Partes (COP21) y el reciente foro económico de Davos arrojaron dos grandes conclusiones: dado que las economías globales seguirán dependiendo del petróleo, se debe seguir un nuevo modelo económico basado en un porcentaje inflacionario de secuestro de CO2 que ligue el crecimiento de países, basado no en el volumen de la combustión de la materia prima sino en la eliminación de contaminantes a la atmósfera, acompañado del incremento de generación de electricidad con fuentes limpias.

Consolidando estos dos mercados para el 2021 y siguiendo están las estrategias acordadas en ambos foros, podemos indicar que el precio del petróleo podrá subir entre 60 a 70 dólares después del 2022 , aseguró.

Sin embargo, el secuestro de bióxido de carbono en almacenes terrestres que permiten su neutralización y posterior integración al subsuelo, en lugar de su envío a la atmósfera apenas inicia, con apenas 22 proyectos en países industrializados de Europa y una discusión sobre subsidios gubernamentales para su ejecución en el resto del mundo.

kgarcia@eleconomista.mx