Los precios del crudo subían este lunes por quinto día consecutivo, con el Brent tocando su máximo desde octubre del 2018 y en camino a los 80 dólares en medio de preocupaciones de suministro, mientras la demanda sube en partes del mundo ante el alivio de las restricciones por la pandemia.

El crudo Brent ganaba 99 centavos, o un 1.27%, a 79.08 dólares el barril, tras apuntarse tres semanas seguidas de mejoras.

El West Texas Intermediate en Estados Unidos sumaba 88 centavos, o un 1.19%, hasta los 74.86 dólares el barril, cerca de su máximo desde julio, después de avanzar por quinta semana seguida.

Goldman Sachs elevó en 10 dólares su previsión del Brent para fines de año, a 90 dólares el barril, ya que una recuperación de la demanda de combustible más rápida desde el brote de la variante Delta del coronavirus y el impacto del huracán Ida en la producción estadounidense llevó a un ajuste de los suministros mundiales.

Sorprendidos por el repunte de la demanda, miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo y sus aliados, conocidos como OPEP+, han tenido dificultades para aumentar la producción, ya que persisten los retrasos en la inversión o el mantenimiento por la pandemia.

El respaldo de los precios fue cortesía de la escasez de suministro de Estados Unidos, ya que las disrupciones en el Golfo de México estimularon el descenso de inventarios", dijo Stephen Brennock, de la correduría PVM.