Investigaciones recientes de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por su sigla en inglés) evidenciaron que la cantidad de coronavirus presente en las personas vacunadas e infectadas por la Delta es similar a los niveles hallados en las personas no vacunadas que se han contagiado con esta misma variante de Covid-19.

Aunque la variante Delta representa un nuevo reto para controlar la pandemia, la vacunación contra Covid-19 ofrece ciertas ventajas a quienes ya cuentan con el esquema completo debido a que en caso de que alguien vacunado se contagie, la cantidad de virus puede disminuir más rápido y por lo tanto el tiempo en el que el virus estará presente en el organismo será menor que en el caso de quienes no se han inmunizado.

Las vacunas desarrolladas hasta ahora no son 100% efectivas para evitar la transmisión y algunas personas vacunadas con esquema completo podrían infectarse, enfermarse y contagiar el virus a otros, por lo que es necesario seguir con las medidas preventivas, como el uso de cubrebocas, lavado de manos y distanciamiento social para reducir el riesgo de infección y poder conseguir una nueva normalidad.