Los precios del petróleo iban camino la mañana de este viernes a un alza de más de 7% en la semana, su mayor ascenso semanal en meses, ante el aumento de las tensiones en Oriente Medio tras la paralización de la producción en instalaciones clave de Saudita por un ataque de yemeníes hutíes.

La coalición liderada por Arabia Saudita lanzó una operación militar contra el puerto yemení de Hodeidah, mientras Estados Unidos trabajaba con naciones europeas y de Oriente Medio para forjar una alianza que disuada a las amenazas de Irán tras el ataque del pasado sábado.

El crudo Brent está en vías de subir alrededor de 7% esta semana, su mayor avance semanal desde enero. El contrato a noviembre cotizaba con un aumento de 0.53% a 64.74 dólares el barril.

En tanto, los futuros del referencial estadounidense WTI ganaban 33 centavos de dólar, o un 0.57%, para colocar su nivel en los 58.46 dólares el barril, e iban camino a anotar un alza de más de 6% en la semana.

"Probablemente los inversores deberían asumir que el petróleo se estabilizará por ahora en el rango de 60 y 65 dólares el barril, aunque el riesgo es al alza", dijo Christopher Wood de Jefferies.

"El mensaje central de los ataques es la vulnerabilidad de la insfraestructura saudí", añadió.

La producción de Arabia Saudita bajó a casi la mitad después del ataque del sábado 14 de septiembre, que impactó dos importantes complejos de refinación del reino. El ministro de Energía del país prometió que el bombeo sería restaurado por complejo hacia fines de este mes.

Estados Unidos y Arabia Saudita culpan a Irán por el asalto contra las instalaciones petroleras del reino. Teherán niega estar implicado.

erp