La mezcla mexicana de exportación recuperó 59 centavos centavos de dólar respecto a la sesión previa, para cotizarse en 63.62 dólares el barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

Al respecto, Banco Base detalló que el petróleo cerró por cuarto mes consecutivo con alzas, ante la expectativa de que la oferta global de crudo seguirá a la baja.

La posibilidad de una disminución en la oferta se ha dado por los esfuerzos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados para estabilizar el mercado de crudo, así como por la reducción en la producción petrolera de Venezuela, Arabia Saudita e Iraq.

Asimismo, el mercado prestó atención a la expectativa de que la producción de petróleo de Libia pueda disminuir, pues en abril aumentaron los conflictos armados en dicho país, los cuales ponen en riesgo su producción y sus exportaciones de petróleo.

Otro factor que apoyó la expectativa de una menor oferta de crudo global fue la noticia dada por la administración de Donald Trump en no renovar las exenciones a sanciones para países que importen crudo de Irán.

En noviembre del 2018, Estados Unidos permitió que ocho países continuaran con las importaciones de crudo iraní, luego de que la administración estadounidense decidiera reimponer sanciones al gobierno de Irán, tras abandonar el acuerdo nuclear.

Si bien el incremento en el precio ha causado que Donald Trump presione a los miembros de la OPEP, especialmente a Arabia Saudita, para que aumenten su producción de petróleo y se reduzca el precio, se espera que la OPEP se mantenga cautelosa a la espera de que la oferta global de crudo disminuya.

En este sentido, el crudo tipo West Texas Intermediate (WTI) ganó 44 centavos de dólar para venderse en 63.94 dólares el barril, mientras que el Brent ganó 77 centavos de dólar, para cotizar en 72.81 dólares el tonel, de acuerdo con información de Bursamétrica.