Los precios del petróleo subieron el jueves 30 de abril, alentados por señales de que el exceso de suministros no está acrecentándose tan velozmente como se esperaba e indicios de un aumento leve en la demanda de combustible, lo que generó cierto optimismo en uno de los meses más volátiles de la historia para el petróleo.

La demanda mundial de combustible cayó alrededor del 30% en abril. Incluso después de que los principales productores de petróleo, liderados por Arabia Saudita, acordaron recortar la producción en casi 10 millones de barriles por día (bpd), los futuros del WTI cerraron el 20 de abril de forma inédita en con precios negativos.

Desde entonces los precios se han recuperado un poco, pero se mantienen con una baja del 60% desde el comienzo del año.

Los futuros del Brent para entrega en junio subieron 2.73 dólares, o un 12%, a 25.27 dólares por barril, mientras que el crudo West Texas Intermediate (WTI) para el mismo mes ganó 3.78 dólares, o un 25%, a 18.84 dólares.

Este fue el cierre más alto del Brent desde el 20 de abril y el mejor del WTI desde el 16 de abril.

El Brent, el referencial internacional, ganó alrededor del 11% en abril después de caer más de 65% en los últimos tres meses. Mientras tanto, el WTI cayó por cuarto mes consecutivo, al perder más de 70%, incluida una baja del 8% en abril.

"Los precios del petróleo se ven con buenas perspectivas porque durante el próximo mes o dos, la oferta atenderá la demanda", dijo Edward Moya, analista senior de mercado de OANDA en Nueva York.

kg