La moneda mexicana se aprecia el lunes un marginal 0.06%, ante un creciente escepticismo del mercado sobre los resultados de la cumbre del Grupo de los 20 (G-20) del fin de semana y tras difundirse datos económicos dispares en Estados Unidos.

A su valor referencial a 48 horas, el peso avanzaba 0.74 centavos, a 12.6478/12.6511 pesos por dólar.

Más temprano, el peso llegó a ganar 0.22% frente al dólar.

Durante el fin de semana, los líderes de las 20 principales economías avanzadas y emergentes acordaron tomar diferentes caminos para reducir sus déficits fiscales, dando cuenta del irregular y frágil ritmo de la recuperación global desde la crisis financiera.

"En el G-20 no se llegó a nada concreto, o sea sí, disminuir el déficit, pero no hay una penalidad a quien no lo haga (...) ni siquiera se pusieron bien de acuerdo, todavía no hay nada consolidado", comentó Alfredo Puig, operador de la casa de bolsa Vector en la ciudad norteña de Monterrey.

El G-20 tampoco logró llegar a acuerdo sobre un impuesto a la banca global y suavizó el cronograma de los nuevos requerimientos de capital para el sector.

Por otro lado, el gasto en consumo de Estados Unidos subió ligeramente más de lo esperado en mayo pese a que los ahorros tocaron niveles máximos en ocho meses, según un informe del gobierno, mientras que un índice de actividad económica nacional de la Fed de Chicago cayó en mayo.

La economía de México depende estrechamente de la de su vecino del norte, destino de más de 80% de sus exportaciones.