El peso mexicano operaba la mañana de este viernes con una leve pérdida en línea con la mayoría de las monedas de países emergentes, mientras los inversionistas del mercado cambiario evaluaban las fuertes alzas en los rendimientos de los bonos del Tesoro y otras tasas globales.

La moneda azteca cotizaba en 20.8700 unidades por dólar, con un retroceso del 0.13% frente al precio de referencia de Reuters del jueves, aunque más temprano, en operaciones asiáticas, tocó un nivel de 21.0466 pesos por dólar, un nuevo máximo de casi cuatro meses.

El peso se encaminaba a registrar su segundo mes consecutivo con pérdidas, además de una caída acumulada en la semana.

Atribuimos la depreciación del peso a un reacomodo de los portafolios por el cierre de carry trade, provocado por el alza de las tasas en Estados Unidos y la previsión de la depreciación del peso", dijeron analistas de MetAnálisis en una nota.

El alza en los rendimientos de los bonos se basa en la expectativa de una fuerte recuperación de la economía de Estados Unidos que empujaría al alza la inflación, además del retraso que han tenido los estímulos de apoyo en ese país, añadieron.

A nivel local, los participantes del mercado evaluaban el contenido de las minutas de política monetaria del banco central publicadas el jueves, así como el impacto de una polémica reforma a la ley eléctrica en el país, que fue aprobada en la Cámara de Diputados.