Los tres principales índices de Wall Street cayeron el martes, con el Dow Jones registrando su mayor declive trimestral desde 1987 y el S&P sufriendo su descenso más pronunciado desde la crisis financiera, ante la creciente evidencia del enorme daño económico que causa la pandemia del coronavirus.

En uno de los cambios más rápidos hacia mercado bajista, el S&P 500 y el Dow Jones terminaron el primer trimestre en más de 20% por debajo de su nivel del 2019, debido al empeoramiento de la crisis de salud en Estados Unidos que provocó una paralización de la actividad empresarial.

También fue el mayor descenso de un primer trimestre para el S&P 500 en los registros después que se le aconsejó a los consumidores permanecer en sus casas, lo que llevó a empresas a anunciar cierres temporales.

Como resultado, economistas han recortado sus expectativas de crecimiento para el 2020 para la mayor economía del mundo y los inversionistas, proyectando sombríos reportes de ganancias trimestrales, temen que default corporativos y despidos masivos lleven a una recesión más profunda.

Una ronda sin precedentes de estímulo fiscal y monetario ayudó a la estabilización de las bolsas la semana pasada, tras las salvajes oscilaciones que llevaron al S&P a subir 9% un día para hundirse 12% en la siguiente sesión. Pero esto no fue suficiente para dar confianza a los inversionistas.

“Después del golpe recibido en el último mes, la gente no está dispuesta a hacer grandes apuestas en ninguna dirección, especialmente porque tendremos más información en los primeros reportes de ganancias que comenzarán la próxima semana”, dijo Carol Schleif, subdirectora de Inversiones de Abbot Downing.

El Promedio Industrial Dow Jones bajó 1.84%, a 21,917.16 unidades; mientras que el S&P 500 perdió 1.60%, a 2,584.59 unidades. El índice compuesto NASDAQ cayó 74.05 puntos, o 0.95%, a 7,700.10 unidades.

El NASDAQ, de fuerte componente tecnológico, tuvo su mayor baja trimestral desde finales del 2018.

Peor baja en 18 años

Los mercados bursátiles europeos cerraron al alza, en una sesión volátil en la que las acciones regionales sellaron su peor trimestre en casi 18 años tras una brutal liquidación por el brote del coronavirus.

El índice paneuropeo Stoxx 600 terminó con una subida de 1.7%, aunque más temprano operó con pérdidas. Los mercados obtuvieron cierto apoyo por la caída en la cifra de nuevos infectados en Italia, el país más golpeado por la epidemia de Europa y del mundo.

En el trimestre, el Stoxx 600 se desplomó 23%, o 2.8 billones de dólares. Una gran cantidad de esas pérdidas ocurrieron en marzo, el peor mes del que se tiene registros.

El indicador de volatilidad regional, en tanto, rondó niveles vistos por última vez durante la crisis financiera del 2008.

Sin embargo, los mercados regionales han podido recuperar algunas de sus pérdidas en las sesiones recientes, aunque los analistas son escépticos sobre si las ganancias se mantendrán.