Petróleos Mexicanos (Pemex) reportó una pérdida neta de 37,297 millones de pesos en el primer trimestre del año, mejorando sus finanzas en relación con el año anterior, en que perdió 562,250 millones de pesos.  

Según la empresa, la pérdida disminuyó gracias a mayores ventas y a una menor pérdida cambiaria. Las ventas internas aumentaron en 6.2% ubicándose en 167,553 millones de pesos, mientras que las exportaciones crecieron 19%, al ubicarse en 148,970 millones de pesos. Así mismo, se apreció el peso frente al dólar en poco más del 12% por ciento en el trimestre. 

En el primer trimestre de 2020, Pemex había registrado una pérdida neta de 562,300 millones de pesos, atribuible sobre todo a una pérdida cambiaria de 469,200 millones. En este mismo trimestre de 2021, la pérdida cambiaria se redujo a 56,600 millones de pesos. 

Sus ingresos totales en el trimestre fueron de 317,553 millones de pesos, mientras que su deuda financiera subió ligeramente a 113,900 millones de dólares debido a la depreciación del peso frente al dólar, agregó Pemex en su reporte del primer trimestre del año.

La reducción en su pérdida neta también se explica por un menor pago de impuestos al gobierno federal, derivado de una baja en el derecho sobre la utilidad compartida (DUC) que se paga sobre la extracción del petróleo. La tasa del DUC ahora es del 54 por ciento –antes era mayor al 60 por ciento–, lo cual ayudó a disminuir en 11.3 por ciento el pago de impuestos y derechos.  

En el primer trimestre de 2021, Pemex aportó al Gobierno Federal 133,299 millones de pesos, por lo que “se mantiene como el mayor contribuyente a las arcas del país”, según sus estados financieros presentados a la Bolsa Mexicana de Valores

Cabe recordar que al iniciar este año la estatal presentó su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores del 2020, periodo que calificó como “la peor crisis de su historia”, con la fuerte reducción de 32% en sus ingresos, aumentos de las pérdidas y los distintos rubros del pasivo que arrastra, más impuestos erogados a la Hacienda pública y la depreciación de su patrimonio a los peores niveles en su historia.   

En primer lugar, sus ingresos por venta de crudo al extranjero y de combustibles y productos terminados en el país, principalmente, sumaron 953,730 millones de pesos, lo que implicó una reducción de 32% o 449,744 millones de pesos menos que en el 2019. Este nivel de ingresos, con un precio promedio de 35.8 dólares por barril de la mezcla mexicana, fue el menor que ha tenido la empresa desde el 2005, ya que desde entonces había estado todos los años por encima del billón de pesos.   

La combinación inédita de precios bajos del crudo y de productos petrolíferos se sumó a una profunda caída del consumo de combustibles que erosionó los flujos de efectivo de todas las compañías petroleras”, expuso en su reporte, “Pemex no fue ajeno a esta situación mundial y enfrentó la peor crisis de su historia”.  

Con ello, la pérdida neta del ejercicio completo fue de 480,966 millones de pesos, equivalente a todo su presupuesto del año. La pérdida se profundizó en 39% o 134,831 millones de pesos negativos en relación con el año anterior y además fue la octava consecutiva que ha registrado Pemex

erp