En el primer trimestre del año los ingresos presupuestarios se vieron favorecidos ante el incremento que tuvieron los recursos que se obtienen por el petróleo, de acuerdo con los datos divulgados por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

De enero a marzo, la renta petrolera dejó al erario público 204,550 millones de pesos, lo que representó un incremento de 45.6% respecto al año pasado; sin embargo, quedaron por debajo a lo aprobado en la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2021 por 29,508 millones de pesos.

Hacienda explicó que la suma que se observa en estos tres primeros meses del año refleja la recuperación de los precios del petróleo, además de considerar en el monto el beneficio fiscal que se le otorgó a Pemex en febrero por 32,062 millones de pesos.

Añadió que los precios del combustible se recuperaron de forma acelerada durante el primer trimestre del año y alcanzaron los niveles pre pandemia desde febrero.

“Al 31 de marzo de 2021, los precios del WTI y el Brent fueron de 59.2 y 62.4 dólares por barril (dpb), mayores en 21.9 y 22.0%, respectivamente, con relación el 31 de diciembre de 2020. Asimismo, al 31 de marzo, el precio de la mezcla mexicana fue de 58.4 dpb, lo que representó un aumento de 23.8% con respecto al registrado al cierre de 2020”.

Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, indicó que el aumento en el precio del petróleo beneficia a las finanzas públicas,  ya que implica mayores ingresos petroleros, tanto para el gobierno federal como para Pemex, mientras que también generarán un incremento importante en las participaciones que se redistribuyen a los estados.

Así, los ingresos presupuestario del gobierno lograron superar lo programado en la LIF y presentar un crecimiento. De enero a marzo de este año sumaron 1 billón 564,070 millones de pesos, lo que significó un crecimiento anual de 2.8%, y 82,841 millones de pesos, mayores a lo aprobado en la LIF.

Así, dejaron atrás la contracción de 4.3% que registraron en los primeros dos meses del año. Tan sólo en marzo, los ingresos del gobierno se ubicaron en 636,423 millones de pesos, esto es un alza de 14.2% anual.

Impuestos dejan menos

En contraste con los ingresos petroleros, la recaudación de impuestos presentó una disminución respecto al año pasado.

De enero a marzo dejaron al erario 1.02 billones de pesos, lo que representó una disminución de 2.0% anual, no obstante fueron mayores a lo que se esperaba.

“Los ingresos tributarios fueron mayores en 28,273 millones de pesos respecto a lo programado, aunque menores en 2.0% real anual, como resultado de la reactivación económica y de los cambios al marco tributario para maximizar la recaudación sin crear nuevos impuestos ni aumentar los existentes”, señaló la dependencia.

Al interior se observó que sólo la recaudación de ISR tuvo un crecimiento anual de 2.3%, al dejar al erario 576,914 millones de pesos.

En el caso del IEPS, este gravamen dejó recursos por 113,587 millones de pesos, 16.9% menos que el año pasado. Esto se entiende por una caída de 22.4% en la recaudación que se obtiene por las gasolinas, ante la reactivación desde febrero del estímulo fiscal.

Respecto al IVA, se registraron ingresos por 299,731 millones de pesos, una caída anual de 3.2 por ciento.

Si bien hubo caídas en la recaudación de algunos gravámenes, estos superaron lo pronosticado en la LIF.

“Como resultado de la reactivación económica y del reforzamiento del marco tributario para maximizar la recaudación sin aumentar los impuestos, en el primer trimestre de 2021 prácticamente todos los rubros de ingresos tributarios mostraron mayores entradas respecto a las programadas”, destaca la SHCP.

ana.martinez@eleconomista.mx