El precio del oro avanzó 1% este martes, superando de nuevo el nivel de los 2,000 dólares la onza, en una sesión en la que el dólar tocó un mínimo de más de dos años y los inversores esperaban detalles sobre la estrategia de la Reserva Federal para combatir una crisis económica inducida por la pandemia. 

El oro al contado subió 0.9%, a 2,004.21 dólares la onza, tras tocar un máximo de una semana de 2,014.97 dólares. El lingote superó por vez primera el nivel récord de los 2,000 dólares a principios de agosto. 

Por su parte, los futuros del oro en Estados Unidos avanzaron 0.7%, a 2,013.1 dólares la onza.

El índice dólar , que compara al billete verde con una canasta de seis destacadas monedas, tocó su mínimo desde mayo de 2018, presionado por bajos rendimientos y sombríos datos económicos en Estados Unidos. 

Esta situación abarató el precio del oro para tenedores de otras divisas. 

El lunes, el lingote llegó a subir 2.4%, impulsado por la compra por parte de Berkshire Hathaway -firma propiedad del multimillonario Warren Buffett- de una participación en la minera aurífera Barrick Gold. 

El oro tocó un máximo histórico de 2,072.50 dólares la onza el 7 de agosto. 

En otros metales preciosos, la plata ganó 2.2%, a 28.01 dólares la onza. 

Por su parte, los precios del cobre subieron el martes por tercera sesión consecutiva, impulsados por el optimismo en torno a una recuperación económica en China y por un dólar más flojo.

El cobre a tres meses en la Bolsa de Metales de Londres (LME) ganó 2.1% a 6,578 dólares la tonelada, máximo desde el 22 de julio.

El contrato más cotizado para septiembre en la Bolsa de Futuros de Shanghái cerró con una ganancia de 0.9% a 50,830 yuanes (7,337.42 dólares) la tonelada.

Datos económicos de China publicados este mes apuntan a señales de mejora, incluyendo mayores ventas automotrices y un repunte en la actividad fabril en aquella nación asiática y la segunda economía del mundo.