Los precios del oro rebotaron el miércoles por un descenso del dólar, mientras que una mayoría de operadores pasó por alto la escalada de las acciones a nivel global y la divulgación de datos económicos mejores a lo previsto en Estados Unidos.

El precio del oro al contado, que al inicio del día operó con bajas, subió 0.8%, a 1,241.70 dólares la onza, mientras que los futuros del oro en Estados Unidos para entrega en abril ganaron 0.9%, a 1,241.80 dólares la onza.

Pese a que el oro afronta una resistencia firme en los 1,250-1,260 dólares, el mercado construyó una base sólida sobre 1,200 dólares y hay una percepción de riesgo e incertidumbre que son suficientes para respaldar al metal , expuso HSBC en una nota.

El lingote, considerado como un refugio ante la aversión al riesgo de los inversionistas, ha subido cerca de 16% este año, en medio del derrumbe de las acciones y los temores sobre una fuerte desaceleración de la economía global.

Las acciones alcanzaron niveles máximos de casi dos meses en los principales mercados, y los rendimientos de los bonos del Tesoro estadounidense tocaron un pico de casi cuatro semanas, tras un sólido dato en Estados Unidos que mostró que los empleadores privados sumaron 214,000 empleos en febrero, más de lo esperado por los economistas.

Los inversionistas, que el miércoles obviaron mayormente los informes del mercado laboral estadounidense, seguirán observando de cerca los futuros datos de la mayor economía del mundo para medir su impacto en las acciones y en la política monetaria de la Reserva Federal.

El reporte más importante, concerniente a las nóminas no agrícolas, se publicará el viernes.