El oro repuntó el martes después de que un dato de bienes duraderos en Estados Unidos más débil de lo esperado golpeó al dólar, pero los precios se mantuvieron dentro de un rango acotado de negociación luego de que comenzó una reunión de política monetaria de dos días de la Reserva Federal.

El oro al contado ganó 0.3%, a 1,241.66 dólares la onza; mientras que el oro para junio en Estados Unidos cerró con un avance de 0.3%, a 1,243.40 dólares.

La Fed, que divulgará su comunicado el miércoles, mantendría estables las tasas de interés, aunque operadores estarán atentos a los cambios en su evaluación sobre la economía estadounidense, lo que podría apuntar a nuevas alzas en las tasas de interés más adelante este año.

Economistas esperan que la Fed suba las tasas en junio y a fin de año. Pero los futuros de las tasas de interés muestran menos convicción, destacando la brecha entre los mercados y las autoridades sobre la trayectoria de las tasas.

El oro es altamente sensible a las alzas de tasas, que elevan el costo de oportunidad de mantener activos que no devengan intereses como el lingote, mientras que apuntalan al dólar, la moneda en que cotiza el metal.

Los precios han avanzado 17% en lo que va de este año, ante las expectativas de que la Fed se abstenga de subir las tasas de interés tras la primera alza en casi una década en diciembre.

Dando apoyo al oro, el dólar cayó hasta 0.7%, contra una canasta de monedas, después de que los pedidos por bienes duraderos en Estados Unidos repuntaron menos de lo esperado en marzo, sugiriendo que una desaceleración del sector fabril estaba lejos de terminar.

Entre otros metales preciosos, la plata subió 0.5%, a 17.07 dólares la onza; el platino ganó 0.4%, a 1,015.14 dólares, y el paladio cerró estable a 600.75 dólares.