Uber Technologies Inc colocó este jueves 9 de mayo su oferta pública inicial (OPI) en la parte baja de su rango objetivo lo que valoró la compañía en 82,400 millones de dólares, esperando que el enfoque conservador le permita evitar el caos por el que pasó su rival Lyft en su estreno en el mercado.

Uber, la firma de mayor perfil en salir a bolsa desde que lo hizo Facebook, hace siete años, recaudó 8,100 millones de dólares, con la colocación de la OPI en 45 dólares por acción; lo que se compara con las expectativas de un rango entre 44 dólares y 50 dólares.

La OPI de Uber se da en un contexto de turbulencia en los mercados financieros, generado por la disputa comercial entre Estados Unidos y China, así como una fuerte baja en los títulos de Lyft Inc, que han perdido un 23 por ciento desde su apertura bursátil a fines de marzo.

La valuación de Uber es casi un tercio menor de los hasta 120,000 millones de dólares que banqueros de inversión proyectaron el 2018.

La demanda por las acciones de Uber superó a la oferta, pero la compañía las colocó un valor más bajo para evitar repetir los problemas de Lyft, que cerró la OPI en un nivel alto, pero luego cayó con fuerza en las cotizaciones.

Uber también quiso acoger a grandes fondos mutuos, que a diferencia de los fondos de cobertura colocan órdenes a un menor precio.

Los títulos de Lyft se habían hundido casi un 11% el miércoles a un mínimo histórico de cierre de 52,91 dólares, muy por debajo del precio de la OPI de 72 dólares, luego de que la empresa reportó una pérdida trimestral de 1.100 millones de dólares.

Uber perdió 3,030 millones de dólares en 2018 por operaciones y reportó una pérdida neta atribuible a la compañía para el primer trimestre de 2019 de alrededor 1,000 millones de dólares sobre ingresos de unos 3,000 millones de dólares.

Entre protestas y reclamos

Los conductores de Uber protestaron en varias ciudades de Estados Unidos y en Londres durante el miércoles 8 de mayo, por la disparidad de condiciones entre la economía de trabajos temporales y las sumas que probablemente se invertirán en el estreno de la empresa en el mercado bursátil este viernes 10 de mayo.

Choferes y reguladores de todo el mundo han criticado durante mucho tiempo las tácticas comerciales de Uber Technologies Inc, y su OPI,  está demostrando ser el último aspecto conflictivo que envuelve a la empresa de transporte.

Sindicatos británicos dijeron que el apoyo a la huelga ha sido fuerte, ya que muchos conductores se quedaron en casa y los pasajeros usaron el hashtag #UberShutDown expresando su solidaridad con los choferes en las redes sociales.

Uber ha rechazado con firmeza, y en su mayoría con éxito, los intentos de obligarla a tratar a los conductores como empleados, argumentando que su negocio principal es una plataforma que reúne a pasajeros y conductores, en un momento en que la deficitaria compañía está bajo presión para reducir costos.

"Son los conductores los que han creado esta riqueza extraordinaria, pero se les sigue negando incluso los derechos laborales más básicos", dijo James Farrar, presidente del sindicato británico de choferes United Private Hire Drivers.

Con información de Reuters