La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados decidieron este sábado prolongar los actuales recortes de producción durante julio para sostener los precios del crudo en los mercados, pero lo harán sin México, que se opone.

“Todos los países participantes acordaron prolongar la primera fase de ajustes de producción de mayo y junio durante un mes más”, indicó el comunicado conjunto de lo que se conoce como OPEP+.

Tras un acuerdo alcanzado el 12 de abril, los países de la OPEP y sus aliados decidieron retirar del mercado, del 1 de mayo a finales de junio, 9.7 millones de barriles diarios (mbd), es decir, alrededor del 10% de la oferta mundial antes de la crisis, para enfrentar una caída de la demanda sin precedentes a causa de la pandemia del coronavirus.

El arma habitual de los 13 miembros de la OPEP, cerrar la llave para sostener los precios, fue utilizada este año con un vigor inusual.

Inicialmente, el recorte debía suavizarse a partir de julio y situarse en 7.7 mbd, hasta diciembre.

Interrogado por la AFP, el ministro argelino de Energía, Mohamed Arkab, mencionó la cifra de 9.6 mbd, es decir 100,000 bd menos que en mayo y junio, una información que no figura en el comunicado de la OPEP.

Algunos analistas y observadores apostaban por una prórroga más larga, incluso  hasta final de año.

El desconfinamiento ya activo en muchas partes del mundo no ha hecho que el consumo de crudo vuelva a su nivel anterior a la crisis, que ya era inferior a la oferta en ese momento.

Precios toman vuelo

Un día antes de la decisión de la OPEP+ de prolongar el recorte un mes más, los precios del petróleo subieron pues hubo optimismo sobre el final de la reunión del fin de semana entre los principales productores de crudo.

La mezcla mexicana de exportación ganó el viernes 6.62% o 2.16 dólares para cotizar en 34.77 dólares por barril.  En la semana subió 16.40 por ciento.

El crudo Brent del mar del Norte subió 2.31 dólares o 5.78%, a 42.30 dólares el barril, con un alza del 11.79% durante la semana.

El referencial estadounidense West Texas Intermediate (WTI) ganó 2.14 dólares, o 5.72%, a 39.55 dólares por barril, para sumar un avance del 11.44% en la semana.

El Brent ha subido 17% desde el 29 de mayo para alcanzar un máximo de tres meses, en un rango más cómodo para productores como Rusia. El valor del contrato se ha más que duplicado desde que cayó a 15.98 dólares por barril el 22 de abril. El WTI ha subido 11 por ciento.

Ambos precios de referencia subieron por sexta semana consecutiva, por los recortes de producción y señales de una mayor demanda por combustible.

Los futuros del Brent cotizaban con un alza de 1.04% el domingo por la tarde y los del WTI ganaban 0.68 por ciento.