La crisis del coronavirus Covid-19 ha multiplicado las inyecciones públicas de capital en las farmacéuticas. La última beneficiada este día es Novavax, disparada cerca de un 30% en el precio de sus acciones en Wall Street. El gobierno de Estados Unidos inyectó 1,600 millones de dólares para el desarrollo de su vacuna contra el coronavirus.

La cotización de la estadounidense Novavax registra un nuevo rally, que se suma al 300% de revalorización que acumula en los dos últimos meses gracias a los avances en el desarrollo de una vacuna contra el Covid-19.

Las acciones de Novavax se disparan otro 30% en Wall Street. Los inversores aceleran de nuevo su toma de posiciones al conocerse que será la beneficiada de la mayor inyección de capital anunciada hasta la fecha en el programa de la Casa Blanca para acelerar el acceso a vacunas y tratamientos contra el coronavirus.

El Gobierno estadounidense inyectará 1,600 millones de dólares, unos 1,420 millones de euros, en Novavax para avanzar en el desarrollo de su vacuna contra el Covid-19.

El objetivo de esta inversión es financiar los costes de los ensayos clínicos de fase 3 de la vacuna, con la intención de tener disponibles 100 millones de dosis para enero de 2021.

El rally adicional del 30% que registra Novavax dispara la capitalización bursátil de Novavax por encima de los 6,000 millones de dólares.

EU invierte en vacunas 

El gobierno de Estados Unidos anunció que va a pagar 1,600 millones de dólares a la empresa de biotecnología Novavax para financiar su proyecto de vacuna contra el Covid-19, garantizando que en caso de éxito el país tenga prioridad en el acceso a 100 millones de dosis.

El gobierno del presidente, Donald Trump, lanzó la operación "Warp Speed" (velocidad superior a la de la luz) para intentar producir 300 millones de dosis de vacunas de aquí a enero de 2021 para que los estadounidenses tengan la vacuna primero.

A diferencia de Europa y otros países, Estados Unidos apuesta en solitario y no participa en las recaudaciones de fondos internacionales.

El gobierno estadounidense ha invertido miles de millones de dólares en estos proyectos para financiar las pruebas clínicas y, en paralelo, dar fondos para las plantas de fabricación de las vacunas a gran escala.

Además, de aquí a septiembre va a adquirir un 92% de las producción del antiviral Remdesivir, el único compuesto que ha mostrado una relativa eficacia para el síndrome respiratorio provocado por el coronavirus.

"La operación 'Warp Speed' creó una cartera de vacunas para aumentar las posibilidades de tener al menos una vacuna segura y eficaz para finales de año", declaró Alex Azar, secretario de Salud.

El gobierno estadounidense también invirtió 2,000 millones en varios proyectos para crear una vacuna de Johnson & Johnson, Moderna y AstraZeneca.

(Con información de AFP)