Tokio.- Nintendo, el gigante japonés de videojuegos, anunció este lunes que sus beneficios en el ejercicio 2010-2011 cayeron más de la mitad debido al retroceso de casi un 30% de su facturación. La compañía obtuvo un beneficio neto de 77,621 millones de yenes (933 millones de dólares), lo que representa un retroceso de 66.1 por ciento respecto al ejercicio anterior.

El reporte financiero de Nintendo representa el segundo año de caída en sus ganancias anuales debido a una caída en las ventas.

Según la empresa, la consola 3DS fue lanzada demasiado tarde y no pudo enderezar las ventas. La cifra de negocio del mayor fabricante mundial de videoconsolas se situó en 1 billón de yenes (12,505 millones de dólares), un 29.3 por ciento menos que en el ejercicio 2009-2010.

Durante el ejercicio 2010-2011, Nintendo vendió 21.13 millones de consolas DS, menos de lo esperado. El año anterior había vendido 27.11 millones. Sólo del modelo 3DS, que salió a finales de febrero en Japón y unas semanas después en el extranjero, se vendieron 3.61 millones, contra los cuatro millones que se esperaban.

Nintendo también informó que en 2012 sacará al mercado una nueva consola que sucederá a la Wii, un modelo que vendió más de 86 millones de ejemplares desde que se puso a la venta en 2006. Con el lanzamiento del nuevo dispositivo, que será presentado en Estados Unidos en junio próximo, la compañía japonesa prevé un volumen de negocios de 1.1 billón de yenes (+8.4% en un año) y un beneficio neto de 110,000 millones de yenes (+41.7%).

Para ello espera vender 27 millones de consolas de bolsillo DS (de ellas 16 millones de 3DS) y 13 millones de Wii en un año, así como un número creciente de juegos para acompañarlas.

El grupo no oculta que el terremoto y el tsunami tendrán un impacto en el comportamiento de los consumidores nipones.

En alianza informativa con CincoDías.com