En el mercado de divisas internacional, el peso no fue la única divisa que sufrió las consecuencias del anuncio del presidente de Estados Unidos.

También lo hicieron otras monedas, sobre todo las de regiones afectadas por la imposición de aranceles, como Canadá y la Unión Europea.

Bajo este contexto, el dólar canadiense fue una de las divisas más afectadas al registrar una depreciación de 0.78%, mientras el euro reportó una escasa reacción al experimentar una ligera pérdida de valor de 0.23 por ciento.

Las monedas de países emergentes también fueron arrastradas, como la lira turca, que presentó una contracción de 1.72%, seguida por el rand sudafricano que reportó un ajuste a la baja de 1.32 por ciento.

Además, el rublo ruso y el peso colombiano como monedas de mercados emergentes sufrieron las consecuencias de la volatilidad del mercado de divisas internacional, al presentar depreciaciones de 0.54 y 0.47%, respectivamente.

La decisión de Estados Unidos generó reacciones adversas entre sus socios comerciales perjudicados, por ejemplo, Canadá que informó que a partir del 1 de julio impondrá medidas de represalia sobre las importaciones de acero, aluminio y otros productos estadounidenses por un monto equivalente a 16,600 millones de dólares canadienses.

Por otro lado, el presidente de la Comisión Económica Europea, Jean-Claude Juncker, dijo que solicitará un procedimiento de solución de disputas ante la Organización Mundial de Comercio.

La comisaria de comercio de la Comisión Europea, Cecilia Malmström, también impugnó ese hecho, y respondió con represalias como la aplicación de aranceles contras las importaciones estadounidenses por una cantidad equivalente a 2,800 millones de euros a partir del 20 de julio de este año. El analista económico sénior de CIBanco, James Salazar, comentó que el mercado de divisas internacional seguirá presentando movimientos volátiles, con la perspectiva de que las monedas sobre todo de países emergentes se sigan depreciando.