La mezcla mexicana de exportación bajó 2.33 dólares respecto a la cotización previa, para ofertarse en 48.53 dólares por barril, informó Petróleos Mexicanos (Pemex).

A decir del Banco Base, el petróleo finalizó la sesión revirtiendo todas las ganancias registradas la víspera, por la demora en la aplicación de aranceles de Estados Unidos a China.

Al igual que el resto de los commodities industriales, las presiones a la baja para el precio del energético fueron motivadas en gran medida por señales de que la economía global se desacelera, lo que podría causar una reducción en la demanda por petróleo.

Dicha expectativa se dio ante la publicación de indicadores económicos desfavorables en Europa y China, entre ellos un incremento anual de 4.8% de la producción industrial de China, siendo su menor nivel desde 2002, además de una contracción trimestral de 0.1% del PIB de Alemania durante el segundo trimestre del año.

 

El precio del crudo también perdió por la publicación del reporte semanal de la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés), pues se observó un incremento en los inventarios de petróleo, lo que fortaleció la idea de que la demanda por el hidrocarburo podría estar a la baja.

De acuerdo con la EIA, durante la semana pasada, los inventarios de crudo en Estados Unidos mostraron un incremento de 1.58 millones de barriles, mientras que el mercado esperaba una contracción de 2.5 millones de barriles.

El incremento en los inventarios de crudo se dio ante un aumento en las importaciones de crudo, aunado a una reducción en la utilización de las refinerías.

Sin embargo, pese al incremento en los inventarios de crudo en Estados Unidos, el reporte no fue del todo considerado como bajista, debido a que la demanda por gasolina aumentó significativamente.

El crudo Brent retrocedió 1.82 dólares, o un 3%, a 59.48 dólares por barril, tras el alza de un 4.7% que registró el martes 14 de agosto, el mayor aumento porcentual desde diciembre.

Los futuros del crudo estadounidense (WTI) bajaron 1.87 dólares, o un 3.3%, a 55.23 dólares por barril tras el avance de un 4% de la sesión anterior.