La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) terminó con un alza de 0.15%, debido a un rebote luego de cuatro sesiones consecutivas en terreno negativo que la llevaron a tocar su menor nivel desde el 2 de diciembre del 2016.

El S&P/BMV IPC, principal índice de la BMV, se colocó en 44,715.88 unidades. Las emisoras que contribuyeron a las ganancias de la plaza bursátil fueron Fomento Económico Mexicano (FEMSA), Grupo Aeroportuario del Sureste (Asur) y Grupo Financiero Banorte con incrementos de 2.12, 1.32 y 0.44%, respectivamente.

El mercado mexicano terminó en línea con los índices accionarios de Estados Unidos.

EU, en verde

La Bolsa de Nueva York aumentó el miércoles, un día después de una fuerte caída, ayudada por los sectores de energía y finanzas, mientras disminuían un poco los temores sobre la crisis italiana.

El Dow Jones Industrial Average, el principal índice de Wall Street, ganó 1.26%, en 24,667.78 puntos, mientras que el Nasdaq, de valores tecnológicos, aumentó 0.89%, a 7,462.45 puntos. El S&P 500 subió 1.27%, en 2,724.01 puntos.

El avance de los índices “es un rebote de una reacción a la fuerte caída de la jornada del martes”, estimó Brian Battle, de Performance Trust Companies.

Los inversionistas estuvieron impactados por la significativa brecha entre las tasas alemana e italiana a 10 años y el crecimiento del mercado de bonos en Estados Unidos, movimientos que “sin duda fueron un poco exagerados”, pero que se recuperaron en una parte, justificó el miércoles.

“El mercado (...) decidió no apostar al peor de los escenarios” en Italia, dijo Nathan Thooft de Manulife Asset Management.

El FTSE MIB, índice de la Bolsa de Milán, ganó 2.09%, a 21,797.82 unidades, este miércoles. (Con información de Notimex y AFP)


valores@eleconomista.mx