Lufthansa, la principal compañía aérea europea, que registró una pérdida de 1,000 millones de euros en el primer trimestre de 2021, dijo este jueves que su oferta de tráfico aéreo en el verano boreal 2021 será un 40% del nivel previo a la pandemia de Covid-19.

Es una evaluación menos optimista que una anterior que apostaba por un tráfico de hasta 50% del nivel anterior a la pandemia.

Este indicador clave, que representa el número de plazas ofrecidas para reserva, ajustado por la empresa en función de la demanda esperada, había alcanzado el 31% en 2020.

Para el periodo de enero a marzo, la facturación de Lufthansa —salvada de la quiebra por el estado alemán— cayó un 60% hasta los 2.600 millones de euros respecto al primer trimestre de 2020. En enero y febrero de 2020 la actividad había sido casi normal.

"Gracias a ahorros significativos" el grupo limitó su pérdida neta en el primer trimestre a 1,000 millones de euros (1,200 millones de dólares), frente a la pérdida de 2,100 millones a principios de 2020, indicó el presidente de Lufthansa Carsten Spohr.

En 2020, la pérdida neta fue de 6,700 millones de euros, un récord.

Sin embargo, "las restricciones persisten en casi todas las regiones del mundo", señaló la empresa en un comunicado.

La recuperación de la demanda en el segundo trimestre será "gradual". En el primer trimestre, Lufthansa ofreció solo el 21% del nivel de 2019 y transportó a tres millones de pasajeros, lo que equivale a 10% del nivel prepandémico.