La historia de humanidad a través de la Biblia cuenta que Moisés, en medio de la travesía del desierto, bajó del monte Sinaí con las llamadas tablas de la ley , donde Jehová había listado 10 mandamientos que los israelitas debían cumplir. Estos principios eran na obligación sobre cómo encarar la vida y mantenerse ajenas a problemas con la divinidad.

Pero, en el presente, el mundo actual de las inversiones sufre de manipulaciones y personas que buscan sacar tajada en los mercados con alguna ayudita tramposa. Por lo tanto, le mostramos los 10 mandamientos financieros para mantenerse alejado de los problemas que los pícaros del mercado le podrían generar.

  • 1. No tendrás metas ambiguas. Si no cuenta con un plan de inversiones para estructurar su porfolio, no ingrese al mercado. La planificación es un pilar clave del mundo del las inversiones, ya que el mercado obliga a tener las estrategias claras.
  • 2. No serás desordenado a nivel financiero. Antes de pensar en invertir, debe asegurarse que sus finanzas personales están ordenadas. Es decir, si tiene una elevada carga de deudas sobre sus hombros, no es recomendable entrar a los mercados. Primero hay que recuperarse de sus pasivos y para luego poder invertir.
  • 3. No confiarás ciegamente en los CEOs. Invertir no sólo es el arte de comprar y vender activos sino que también tiene mucha importancia saber hacerse las preguntas correctas sobre una empresa o un líder ejecutivo de la misma. El mercado está lleno de acrónimos que referencian a estos directivos que los mercados tienden a tomar como gurúes. Los CEOs también son seres humanos y muchas veces pueden tergiversar la información. Por eso, muestre siempre su curiosidad a la hora de preguntar.
  • 4. No seguirás a la manada. A veces, el mercado, influido por noticias u otras cuestiones, tiende a reaccionar todo para un mismo lado. Ante esos casos, su estrategia tiene que ser clara y debe respetarla, más allá de lo que haga el común de los inversores. La inversión pasiva en épocas de turbulencias es quizás una mejor práctica que hacer un trading activo.
  • 5. Serás humilde. Si cumple con los cuatro mandamientos anteriores, podría correr con ventaja sobre el resto de los inversionistas, pero es clave entender el quinto mandamiento. A veces, uno puede sentirse orgulloso y piensa que sus ganancias son por acciones propias cuando en realidad el mérito fue en gran parte del mercado. Esto ocurre generalmente en mercados alcistas o bullish, donde todo se dirige arriba sin necesidad de armar estrategias complejas. Es por eso que, frente a una ganancia onerosa, mantenga la humildad y la cautela.
  • 6. No serás impaciente. La tolerancia es una virtud por una buena razón: es gratis. Cuando advierte que una acción sube o baja bruscamente, manténgase con cautela y compruebe si ese movimiento ha sido circunstancial o si hay fundamentos válidos que hayan provocado esta tendencia. En caso de que sea algo excepcional, espere a que se asiente una tendencia y luego entre, pero si es algo que está fundamentado correctamente ingrese sin dudarlo.
  • 7. No te desbordarás invirtiendo. Cuando una persona comienza a invertir, tiene dos resultados posibles: ganar o perder. Las sensaciones en ambos casos son distintas y por ende las reacciones tampoco se parecen. Una persona que sufre pérdidas tiene una sensación que en cierta manera lo obliga a vender a pérdidas y no esperar a un repunte. También hay que tener en cuenta que, cuando hay ganancias, tampoco hay que desenfrenarse porque podría perderlo todo.
  • 8. No pondrás todos los huevos en la misma canasta. Diversificación es palabra santa .
  • 9. No te excederás en la restricción de riesgos. Los excesos siempre son malos y es por eso que, en materia de riesgos, siempre es preferible encontrar un gris. Esto significa no apostar todo su dinero en opciones financieras pero a la vez tampoco poner su capital entero en un plazo fijo.
  • 10. No divinizarás hombres del mercado. Si bien Warren Buffett, George Soros o Carlos Slim tienden a acertar en sus inversiones, no los trate como dioses ni nada por el estilo. A veces se pueden equivocar. A pesar de esto, siempre sirven como referentes para ver dónde se puede poner la vista, pero lejos están de ser perfectos y no equivocarse.

[email protected]