En votación unánime, el Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC) de la Fed convino incrementar el objetivo de la Tasa de Fondos Federales en 25 puntos base.

Por primera vez en nueve años, el comité considera que se ha presentado una mejora considerable del mercado de trabajo este año, y está razonablemente confiando en que la inflación subirá en el medio plazo a su objetivo de 2 por ciento .

Con esta decisión, la Tasa de Fondos pasó de 0 a 0.25 %, donde se mantuvo por siete años a un rango de 0.25 a 0.50 puntos.

En el mismo comunicado detallaron: El comité espera ahora que con ajustes graduales en la orientación de la política monetaria, la actividad económica continuará expandiéndose a un ritmo moderado y los indicadores del mercado laboral continuarán fortaleciéndose .

Media hora después de divulgar el octavo anuncio monetario del año, la presidenta de la Fed, Janet Yellen, advirtió que matizó que en la eventualidad de que la actividad económica responda con decepcionantes indicadores, o que la inflación no mantenga la trayectoria de acercarse al objetivo, la normalización será más gradual .

Normalización condicionada

En la conferencia detalló en más de dos ocasiones que incluso la próxima alza de tasas dependerá del comportamiento de los indicadores económicos, con mayor detalle en la inflación.

En consecuencia, la funcionaria pidió no magnificar la decisión del aumento que especificó es sólo de un cuarto de punto .

El comité trató de dejar claro que nos se mantendrá vigilante del ?desempeño de la economía, la inflación y el mercado laboral para tomar las siguientes decisiones.

La banquera enfatizó además que ni ella ni el comité tienen en mente un nivel determinado u objetivo para la Tasa de Fondos.

Por encima del nivel de la tasa tomaremos en consideración el desempeño de la economía (...) Las decisiones sobre la tasa no tienen que ver con un objetivo en sí del rédito. Más bien se moverán al ritmo que vaya marcando la economía y la inflación , dijo.

Inflación, en la mira

En la última presentación en público que tendrá la banquera central este año, reconoció que la inflación se mantendrá debajo de 2%, por factores transitorios que resultan de la debilidad de precios de energía y de un dólar fuerte que están afectando.

La banquera central reconoció que al frente la inflación, en la mira de las decisiones monetarias del año entrante, tratamos de no forzar una decisión .

De acuerdo con datos del Departamento del Trabajo de Estados Unidos, la inflación subyacente de aquel país se aceleró en noviembre y alcanzó la lectura más alta desde mayo del 2014, al ubicarse en 1.9 por ciento.

Esta medición excluye a los alimentos y la energía y suele ser para algunos bancos centrales, como el Banco de México, un indicador determinante para las decisiones sobre la política monetaria.

Confía en recuperación

En la conferencia, la banquera fue cuestionada sobre esta advertencia de gradualidad de la próxima subida de tasas, pues temen que tenga que ver con el riesgo de que vuelva a caer en una recesión.

Pero la banquera dijo que confía en los fundamentales macroeconómicos de Estados Unidos, en el comportamiento de la manufactura y destacó que no está preocupada por un deterioro de la actividad que les pudiera llevar en algún momento a registrar datos negativos.

Expectativas de la Fed

El comunicado de la primera alza de tasas de la Fed desde junio del 2006 trae una serie de pronósticos que tienen para la economía de EU.

La mediana de estas previsiones es de una expansión de 2.4% para el año entrante que contrasta con 2.3% estimado en septiembre.

Acerca del desempleo estiman que se ubicará en 4.7% el año entrante, lo que muestra una revisión ligera a la baja desde 4.8% estimado en septiembre.

Y sobre la inflación, consideran que podría cerrar el año próximo en 1.6%, lo que es un pronóstico ligeramente menor a 1.7% estimado también hace tres meses.

Con este aumento termina el periodo extraordinario de aplicación de una política monetaria sin precedentes dirigido por la Reserva Federal de Estados Unidos desde diciembre del 2008.

Esto, tras la caída del banco de inversión Lehman Brothers que marcó el inicio de la primera crisis financiera mundial de este siglo, originada en la primera economía del planeta.

En las previsiones, suponen que para este año, la economía cerrará en 2.1%, lo que no representa variación alguna con la previsión de hace tres meses. Estiman que el desempleo cerrará con una tasa de 5% y la inflación, en 0.4 por ciento.

Estos pronósticos para el 2015 se mantuvieron sin cambios respecto de los vertidos en septiembre pasado. (Desde México con información de la FED on line)

[email protected]