Los eventos políticos han desatado dos de los mayores 'shocks' que han vivido los mercados financieros en 2016. El referéndum del pasado 23 de junio en Reino Unido otorgaba un inesperado triunfo a los partidarios del Brexit, y sólo unos meses después Donald Trump lograba una victoria contra pronóstico en las elecciones presidenciales celebradas en Estados Unidos.

Los cambios drásticos que provocaron en los mercados estos acontecimientos políticos han elevado si cabe el protagonismo que conceden las firmas de inversión a cada una de las citas políticas destacadas de cara al próximo ejercicio.

Elecciones en Europa

De ahí que subrayen la relevancia de fechas como el 23 de abril y el 7 de mayo. Francia vota la formación de un nuevo Gobierno que tome el relevo del liderado por François Hollande. Los analistas encaran con cautela esta cita, por la amenaza latente de un nuevo terremoto político debido al auge de la ultraderecha de Marine Le Pen.

Europa afrontará otras elecciones trascendentales en la recta final del año, en una fecha aún sin concretar, una vez finalizado el verano. Será entonces cuando Alemania, la mayor economía de la eurozona, decida si renueva su confianza en Angel Merkel, en el poder desde el año 2005, o si bien opta por un cambio de rumbo.

El calendario que barajan las firmas de inversión para 2017 deja aún en el aire la celebración de otras elecciones cruciales para la eurozona. La derrota en el referéndum del pasado 4 de diciembre provocó la dimisión de Matteo Renzi como primer ministro de Italia. La crisis política se ha zanjado, de momento, con la formación de un nuevo Gobierno sin necesidad de acudir a las urnas, si bien los analistas no descartan por completo la convocatoria de unas elecciones anticipadas a lo largo del ejercicio.

A la espera de comprobar el nuevo rumbo de la política en Estados Unidos con la llegada de Donald Trump al frente de la Casa Blanca, los inversionistas vigilarán de cerca las novedades políticas y sobre todo económicas que aporte la otra gran potencial mundial, China, durante la celebración a finales de año del Congreso del Partido Comunista .

La Fed marcará el ritmo de la política monetaria

Otro tipo de política, la monetaria, volverá a marcar la senda de los mercados financieros en 2017. A priori, todo el protagonismo recaerá en la Reserva Federal de Estados Unidos.

En 2016 sólo elevó una vez los tipos de interés. Pero de cara al próximo ejercicio la propia Fed ya baraja tres subidas de los tipos de interés. Si se cumplen las expectativas sobre la inflación y el mercado laboral, los analistas no descartan un cuarto repunte a lo largo de 2017, lo que supondría que la mitad de las ocho reuniones programadas para el próximo ejercicio concluirían con subidas de tipos.

El Banco Central Europeo tiene un margen de maniobra mucho más reducido. En su última reunión amplió hasta diciembre de 2017 su programa de compra de deuda que finalizaba, inicialmente, en el mes de marzo. Salvo sorpresas, el BCE se limitará a mantener sin cambio los tipos de interés a lo largo del próximo ejercicio.

El Banco de Inglaterra y el Banco de Japón sí podrían aprobar nuevos ajustes en sus políticas monetarias como respuesta al Brexit y a los efectos del 'Abenomics', respectivamente.

[email protected]