La aversión al riesgo, especialmente en los mercados emergentes, se ha incrementado en los últimos días, afectando al mercado accionario mexicano, a pesar de los fundamentales positivos que lo diferencian de sus homólogos.

Los especialistas esperan que continúe la salida de recursos de dichos mercados y con ello se mantenga la volatilidad en la Bolsa de México (BMV).

Para aquellos inversores con liquidez recomendamos tener paciencia ya que la volatilidad continuará , señalan los analistas de Banorte.

Ya se había advertido que los mercados accionarios podrían sufrir una salida de flujos, la cual se materializó la semana pasada, por la aversión al riesgo que generan los cambios a la política monetaria acomodaticia por parte del Comité de Mercado Abierto (FOMC) de la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos, y su efecto sobre las economías de países emergentes.

A este contexto se sumaron las preocupaciones por la desaceleración de la economía de China y por el alza en las tasas de interés en el país asiático, así como sus efectos sobre la actividad global. De igual manera se dio a conocer la delicada situación económica en Argentina, lo que detonó una venta generalizada en los activos de mayor riesgo en los mercados de acciones, divisas y materias primas.

Los reportes corporativos globales tampoco ayudaron mucho a aliviar la presión. En el caso de México, la compañía Kimber marcó un débil inicio de la temporada. Como resultado, las bolsas mundiales registraron bajas generalizadas la semana previa.

En los Estados Unidos los índices retrocedieron 3.52% el Dow, 2.63% el S&P500 y 1.65% el Nasdaq. En los mercados emergentes la presión fue mayor, el MSCI EM cayó 3.86% mientras que el MSCI Latam perdió 6.88 por ciento.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la BMV tampoco escapó a la presión internacional finalizando la semana con una caída nominal de 2.22% y de 3.84% en dólares.

En los próximos días se espera que los inversores actúen con cautela y reordenen sus posiciones en espera de la decisión del Fed en su reunión del 28 y 29 de enero, por lo que es probable que las bolsas continúen con ajustes ante una mayor percepción de riesgo.

Esperamos que el índice S&P en los Estados Unidos se acerque a su promedio móvil de 100 días sobre 1.770 puntos; mientras que para el mercado mexicano esperamos ajustes hacia niveles cercanos a los 40.00 puntos, en donde vemos un soporte fuerte , dicen los analistas de Invex.

A pesar de que el entorno global continuará siendo el principal factor de preocupación en la BMV, también podrían sumarse otros elementos a nivel local, como son las discusiones sobre las leyes secundarías en las recientes reformas estructurales aprobadas en el país, especialmente las ligadas al petróleo crudo y el gas. Asimismo, el grueso de las empresas presentará sus resultados correspondientes al cuarto trimestre en febrero, concentrándose en la segunda quincena.

En términos técnicos, IPC ha perforado ya niveles importantes con fuerte volumen. La línea de precios está generando un cambio de tendencia de corto plazo al haber roto los 41,120 puntos, terreno donde se ubica el promedio móvil de 200 sesiones. Si no logra recuperar este nivel – advierten los especialistas de Banorte – el siguiente piso que buscaría está en los 40,630 y 40,250. La resistencia se ubica en los 41,550 y 42,000 unidades. Se recomienda cautela.

Los analistas de Actinver son menos optimistas y afirman que si el IPC no logra superar los 40,980 puntos en que cerró el pasado viernes, la señal bajista podría mandar al índice hasta los 39,500.

Es probable que este lunes se observen compras de oportunidad tras la fuerte corrección de la semana anterior y el IPC pueda regresar a las 41,000 unidades.

En lo que va del año el IPC muestra un retroceso de 4.1% y en los últimos 12 meses 9.8 por ciento.

El IPC en dólares amplió el ajuste y modifica la tendencia a la baja al perder los 3,130, ahora el soporte que intentará respetar se localiza en los 3,000. Si no logra validar este nivel sería una nueva señal negativa y buscaría un siguiente piso que se identifica en los 2,930. Por otra parte, la resistencia se encuentra en los 3,130 y 3,200.

Esta semana en el mercado local destaca la publicación del Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE), la Balanza Comercial y las Reservas Internacionales, pero sin duda el más importante será la decisión de política monetaria el viernes 31, en donde el Banco de México (Banxico) mantendría en 3.5% la tasa de referencia.

[email protected]