David Salomon, director ejecutivo de Goldman Sachs, dijo frente a analistas que el auge en los SPAC (Special Purpose Acquisition Company, en inglés) colocados en Wall Street es insostenible, creando dudas sobre este activo que el año pasado levantó 79,000 millones de dólares.

Estas declaraciones ocurrieron en la conferencia trimestral en la que también se anunció que el banco duplicó sus ganancias en el cuarto trimestre del año. El ejecutivo también advirtió que no esperaba que los SPAC continúen cotizando a su ritmo actual y planteó preguntas sobre si la emisión había "ido demasiado lejos".

Los SPAC son un vehículo público temporal de financiamiento que se lista en Bolsa con el propósito de recaudar capital para adquirir otra empresa (en un lapso de entre 18 a 24 meses) y, a su vez, hacerla pública.

Salomon comentó que, si bien considera que los niveles actuales de actividad del activo son muy sólidos, no cree que este desempeño sea sostenible en el mediano plazo.

De acuerdo con datos de Refinitiv, de manera individual los SPAC más grandes el año pasado fueron incluso mayores que las OPIs más relevantes del 2020. Más de 250 empresas listadas en bolsas de Estados Unidos levantaron 78,700 millones de dólares, cerca de la mitad de lo recaudado por OPIs en el mismo periodo.

Los SPAC han sido objeto de un escrutinio cada vez mayor por la lucrativa compensación que reciben. Por lo general, se les otorga una participación del 20% en la empresa.