Los futuros de maíz subieron 1.5% el martes en el mercado de Chicago, recuperándose tras caídas tempranas por temores de que el clima caluroso en la zona central de Estados Unidos pueda dañar la cosecha, especialmente si las lluvias pronosticadas son escasas.

Los futuros de la soya cerraron la jornada con comportamientos dispares, con subidas en el contrato a julio por compras técnicas, pero descensos en los contratos diferidos por la buena condición de la cosecha actual.

En cambio, el precio del trigo retrocedió en Chicago por cuarta sesión consecutiva por ventas técnicas y presionado por el avance de la cosecha en Estados Unidos.

El mercado de maíz estuvo presionado en la apertura por las caídas generalizadas de materias primas y mercados bursátiles relacionadas con el nerviosismo de los inversores con respecto al referendo de la semana próxima en Reino Unido que podría decidir su salida de la Unión Europea.

El contrato de maíz para julio cerró con una subida de 6.50 centavos, a 4.3650 dólares por bushel.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos informó el lunes que 74% de la cosecha doméstica de soya es de buena a excelente. La semana previa, se esperaba que el 72% de la cosecha fuera de buena a excelente.

Los analistas encuestados por Reuters no esperaban cambios.

La soya para julio subió 0.50 centavos y cerró a 11.6950 dólares por bushel, mientras que el contrato para noviembre, correspondiente a la nueva cosecha, bajó 9.75 centavos, a 11.4925 dólares.

El contrato de trigo para julio en Chicago bajó 6.25 centavos, a 4.85 dólares por bushel, perforando el nivel de soporte en su promedio de movimiento de 200 días, cercano a 4.90 dólares por bushel.