El grupo petrolero estadounidense ExxonMobil, afectado por la caída en los precios del crudo generada por la pandemia de coronavirus y las medidas restrictivas consecuentes, anunció este viernes una pérdida neta de 1,100 millones de dólares en el segundo trimestre.

Según la compañía, ajustada por acción, la pérdida fue de 70 centavos, mientras los analistas esperaban una pérdida menor, de 62 centavos.

Su facturación durante ese período cayó 53%, a 32,610 millones de dólares.

"La pandemia mundial y el exceso de oferta en el mercado han tenido un impacto significativo en nuestros resultados financieros del segundo trimestre con precios, márgenes y volúmenes de ventas inferiores", dijo el CEO de la petrolera, Darren Woods.

"Hemos reaccionado de manera decisiva reduciendo los gastos a corto plazo y seguimos trabajando para mejorar la eficiencia de nuestras operaciones aprovechando las recientes reorganizaciones", agregó.