Aunque ayer no se tuvieron noticias económicas relevantes, tan sólo los comentarios de algunos miembros de la Reserva Federal (Fed), las presiones fueron evidentes en los movimientos que registró la moneda mexicana cuyos precios superaron el nivel psicológico de los 13.00 pesos-dólar, extendiendo el objetivo alcista para el dólar a 13.08, logrando respetar su nivel de resistencia más importante en 13.09 unidades.

Varios miembros de la Fed señalaron en distintas intervenciones, que a pesar de un débil reporte de la nómina no agrícola, podrían continuar con el recorte en el programa de compra de bonos en unos 10,000 millones de dólares los cuales mantendrían las compras mensuales de deuda en 65,000 millones de dólares hasta mediados de marzo, cuando se espera la siguiente reunión de política monetaria posterior a la que se celebrará a finales de este mes.

Dichos comentarios y las encuestas que hicieron a los especialistas en Wall Street que reafirmaban la idea de que la Fed debe seguir recortando su programa de compra de bonos provocó una toma de utilidades, aunque el mensaje de recuperación que queda podría limitar las pérdidas por la posible disminución de los estímulos.

En este contexto, el peso mexicano terminó con una pérdida de 8.65 centavos contra el dólar al ubicarse en 13.074 pesos, según el Banxico.

Análisis Técnico

La divisa azteca tuvo un debilitamiento que pone en duda el objetivo de 12,93-12,82; sin embargo, al respetar el nivel de 13,09 unidades mantiene esa posibilidad, aunque con mayores riesgos por el alza de la jornada anterior, por lo que sugiere precaución.

Por lo pronto el RSI anuló la señal de apreciación del peso, mientras que los MACD y los promedios móviles de corto plazo mantuvieron la señal alcista, aunque cualquier repunte del dólar al cierre confirmaría un escenario de mayores avances para la moneda estadounidense.

fondos@eleconomista.com.mx