La liquidez del peso en el mercado internacional de divisas, hace a la moneda más susceptible que otros países a la relación de oferta y demanda.

El peso, dice James Salazar, subdirector de Análisis de CIBanco, es una de las divisas más utilizadas para operaciones financieras entre las economías emergentes.

Pese a que el peso dejó de ser, en el ámbito internacional, la divisa más negociada de los países emergentes, superada por la moneda de China, el renminbi; el peso se ubica en el décimo lugar, con monedas como el dólar, el yen, la libra esterlina y el franco suizo, entre otras.

En el informe trimestral enero-marzo del 2018 del Banco de México se destacó que el mercado cambiario mexicano alcanzó un monto promedio de operaciones diarias de 97,000 millones de dólares en el 2016.

Localmente se operan 20,000 millones de dólares en los mercados al contado de forwards, futuros, swaps cambiarios y de opciones.

Pero el volumen de negociación del peso ha bajado en los últimos 12 meses, debido a temas relacionados con la incertidumbre sobre la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y los comentarios realizados por Donald Trump, dijo Carlos Kretschmer, director de Quanta Shares.

Pierde terreno

El experto mencionó que desde el 2016, de acuerdo con cifras del Banco Internacional de Pagos (BIS), el peso bajó dos posiciones al ubicarse en el lugar décimo dentro de las monedas más negociadas en el mercado de divisas a nivel global, superado por el renminbi de China.

Agregó que en el 2013, la moneda mexicana se ubicaba en octava posición, con una participación 2.6% del total operado e inclusive por arriba del dólar neozelandés y corona sueca.

“Al peso, en los últimos 12 meses lo que pudo haberle afectado es la retórica agresiva de Trump, la incertidumbre sobre aprobación del TLCAN y las preocupaciones de las elecciones en México”, dijo Kretschmer.

Mencionó que el peso ha perdido volumen de operación, principalmente con monedas como el renminbi, el dólar neozelandés, el rublo ruso y el rand sudafricano. Sin embargo, “no me imagino que haya un deterioro importante con estas monedas”, expuso.

El subdirector de Estrategia de Tipo de Cambio de Banorte-Ixe, Juan Carlos Alderete, dijo que el peso bajó dos posiciones en el mercado de divisas y sigue operando de manera importante.

Anticipó que no es que el peso haya perdido posiciones, sino que China, por el lugar que ocupa en crecimiento económico, escaló al octavo nivel, pues se está utilizando más su moneda.

De acuerdo con la última encuesta del BIS (que se lleva a cabo cada tres años), del 2016, la moneda de más liquidez es el dólar de EU, seguido del euro, del yen japonés, de la libra esterlina, del dólar australiano, del canadiense, del franco suizo, del yuan chino, la corona sueca y en la décima posición está el peso.


ricardo.zamudio@eleconomista.mx