El Banco Mundial dijo que estaba preparado para ayudar a los gobiernos a responder a un alza generalizada en los precios de los granos que nuevamente ha puesto en riesgo a los más pobres del mundo.

No podemos permitir que alzas de corto plazo en los precios de los alimentos tengan consecuencias dañinas en el largo plazo sobre los más pobres y vulnerables , indica un comunicado del presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

El Banco Mundial y nuestros socios están monitoreando de cerca esta situación, de manera que podamos ayudar a los gobiernos a poner en práctica políticas para ayudar a la gente a lidiar con esto , sostuvo Kim, quien es un experto en salud pública y que enfrenta en los precios de los alimentos su mayor desafío en los dos meses que lleva en el cargo.

Una sequía en el centro de Estados Unidos redujo de forma dramática las proyecciones sobre el rendimiento de los granos, lo que trajo a la memoria la crisis vivida en el 2008, cuando las alzas en los precios de los alimentos generaron protestas en algunos países pobres y pusieron en tela de juicio el uso de cultivos para producir biocombustibles.

Los precios del trigo se han disparado por encima 50% y los del maíz 45% desde mediados de junio, en medio del clima seco en Rusia, Ucrania y Kazajistán, y de temperaturas excesivamente húmedas en Europa.

Kim dijo que el Banco Mundial tiene varios programas para ayudar a los gobiernos en caso de que la situación empeore.

Entre los programas destacan las asesorías, las inversiones en agricultura y el trabajo con Naciones Unidas y grupos de voluntarios para ayudar a los gobierno a tomar respuestas informadas frente a la alza de los alimentos.

Funcionarios del Banco Mundial destacaron que no hay indicios, con base en las actuales proyecciones para la cosecha, de que vaya a producirse una escasez de granos como consecuencia de los menores cultivos previstos para este año.

Además, menores precios del petróleo, de los fertilizantes y de los fletes respecto del 2008 suavizarán el costo de los alimentos importados y de la siembra en el 2013, estimó el organismo.