China le quiere ganar la carrera al bitcoin y ya desarrolla su propia criptodivisa que a diferencia de la moneda virtual más famosa del mundo, sí estará avalada por el Banco Central del país asiático.

China comenzó a desarrollar su moneda digital desde 2014 y el año pasado sacó su prueba piloto.

Analistas de Citi esperan que China "acelere hacia una sociedad sin efectivo" dentro de cinco años. La postura de ablandamiento de China hacia el bitcoin se produce después de que el banco central de Turquía prohibiera el uso de criptomonedas como método de pago a partir del 30 de abril. La medida avivó los temores de que otras naciones puedan hacer lo mismo.

Yi Gang, jefe del Banco Central de China, informó en septiembre de 2019 que el ciberyuan, como se le conocería a la divisa, estaría asociada a WeChat, AliPay y otros medios.

Aunque muchos consideran la implementación de ciberyuan como un avance, Houze Song, del grupo de reflexión MarcoPolo, especializado en la economía china, vio un aspecto negativo.

Al respecto, Song señaló que la moneda virtual de China podría poner en peligro al yuan, que intentan estabilizar.

Además, resaltó que con la criptomoneda el gobierno tendrá información a la que no puede acceder con transacciones en efectivo.

Gracias al éxito del bitcoin, la popularidad de las criptomonedas sigue al alza y ahora el ciberyuan está atrayendo la mirada de varios.

China es el segundo país del mundo y la primera gran economía que lanza oficialmente una versión digital de su propia moneda.

El ciberyuan se encuentra a 0.022451 dólares, con un volumen de comercio de 24 horas de 524,699 dólares.

termometro.economico@eleconomista.mx