El costo de asegurar la deuda de Perú contra una cesación de pagos subía este lunes, después que los cómputos oficiales mostraran que el candidato izquierdista del país se alzó con la victoria en la segunda vuelta presidencial del domingo.

Los CDS peruanos, que miden el costo de asegurar la deuda del país, subían 15 puntos básicos frente a los niveles del viernes, después que Ollanta Humala se declaró victorioso en las elecciones presidenciales de ese país.

Los inversionistas temen que que un triunfo de Humala pueda poner en peligro el auge económico que ha experimentado Perú en los últimos años.

"Aunque Humala moderó su tono a lo largo de la campaña y ciertamente muy moderado cuando se compara a las elecciones del 2006 (cuando fue también aspirante a la presidencia), es probable que los inversionistas reaccionen negativamente, ya que la incertidumbre aún es alta", dijo la firma Societe Generale en una nota a clientes.

"La reacción negativa inicial del mercado (...) colocará presiones sobre Humala para que designe un gabinete moderado y haga anuncios para contener una caída en la confianza en los negocios", dijo.

Según los últimos datos del órgano electoral divulgados este lunes, Humala ampliaba su ventaja frente a la conservadora Keiko Fujimori.

"Probablemente persistirán riesgos del mediano a largo plazo, ya que hay una enorme incertidumbre en lo que respecta a sus políticas y deseos de cambiar la Constitución de Perú", dijo Societe Generale.

En los mercados emergentes en su conjunto, las esperanzas de un nuevo rescate financiero para Grecia apuntalaban parcialmente el apetito por el riesgo.

Las preocupaciones en torno a la salud de la economía global se han intensificado en días recientes, tras una serie de datos débiles que incluyeron un pobre pronóstico sobre la creación de empleos en Estados Unidos y en el sector manufacturero de China.

Pero la probabilidad de que Grecia obtenga una porción vital de ayuda financiera de sus socios de Unión Europea el mes próximo para evitar caer en moratoria de pago de su deuda ayudó a apuntalar el apetito por el riesgo.

Las acciones emergentes cotizaban con debilidad este lunes por cuarta jornada consecutiva, retrocediendo 0.1%, pero la deuda soberana emergente no mostraba grandes cambios, con su diferencial en 288 puntos básicos por encima de los bonos del Tesoro estadounidense.

"Vimos algunos movimientos erráticos tras las cifras de las nóminas no agrícolas de Estados Unidos el viernes, pero las noticias sobre el rescate a Grecia están suministrando cierta dirección al mercado, particularmente en la paridad euro/dólar", dijo el estratega de mercados de HSBC Murat Toprak.

"Las ganancias se mantienen bastante limitadas, ya que el mercado parece estar atrapado entre las preocupaciones por un débil crecimiento global y la moderación de los temores inflacionarios", agregó.