El desempeño del cobre sorprendió a metales como el oro y la plata. El metal rojo, como es conocido el cobre, ha tenido un rendimiento en el año de 15.08% para ubicarse el 24 de diciembre en 2.48 dólares por libra.

Del otro lado, del oro y la plata, considerados como metales preciosos y activos de refugio, sus precios han subido en el año 6.85%, a 1,133.60 dólares por onza, y 14.10%, a 15.78 dólares por onza, respectivamente.

Además, el precio de los tres metales puso fin a una racha bajista iniciada en el 2013.

Los metales industriales, como el cobre, acero, zinc, entre otros, respondieron de buena manera al plan de infraestructura de Donald Trump que será de 1 billón de dólares para los próximos 10 años y con lo que espera crear 1 millón de puestos de trabajo adicionales por año.

El plan, según ha dicho, contempla el mejoramiento y construcción de carreteras, puentes, aeropuertos y obras de gran envergadura.

El precio del cobre el 21 de octubre, días antes de la elección en Estados Unidos, era de 2.10 dólares por libra.

Otro factor que ha beneficiado al metal es que China, el principal consumidor de cobre del mundo, ha dado a conocer a lo largo del año que planea invertir 720,000 millones de dólares en 303 proyectos de infraestructura para los próximo tres años.

Oro y plata, castigados en la última parte del año

Los metales preciosos como el oro y la plata tuvieron un antes y un después del Brexit, la salida del Reino Unido de la Unión Europea.

Previo al referendo británico, el 23 de junio, el oro llegó a ubicarse hasta en 1,292 dólares por onza, y cuando se dio a conocer la próxima salida del Reino Unido, el metal escaló por encima de 1,300 dólares, algo que no lograba desde enero del 2015. El oro llegó a cotizar en el año hasta en 1,366.40 dólares por onza y tuvo un rendimiento de 28.80 por ciento.

La plata llegó a subir por encima de 20 dólares por onza; no lo había logrado desde agosto del 2014 y tuvo un rendimiento en el año hasta de 49 por ciento. Los metales preciosos están siendo presionados por la fortaleza del dólar, que es generada por las expectativas que hay de que la Reserva Federal incremente hasta en tres ocasiones su tasa de interés el siguiente año.

[email protected]