En el primer cuatrimestre del año, el gobierno federal dejó de recaudar alrededor de 40,647 millones de pesos por el estímulo fiscal que da a través del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a los precios de la gasolina y el diesel.

Sin embargo, en un análisis hecho por El Economista, esta cantidad no representó una afectación al erario público debido a que fue compensada por los excedentes que se registraron en los ingresos petroleros, los cuales suman un total de 68,923 millones de pesos.

“Son buenas noticias para las finanzas públicas, porque por los efectos del tipo de cambio y el precio internacional del petróleo se genera una renta petrolera mayor. La mala noticia es que el precio de la gasolina para el consumidor todavía es mayor”, explicó Federico Rubli, vicepresidente del comité nacional de estudios económicos del Instituto Mexicano de Ejecutivo de Finanzas.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en el primer mes del año, el estímulo fiscal en el precio de la Magna —la gasolina que más se consume en el país— fue entre 49 y 52.5% del gravamen, es decir, se dejaron de cobrar entre 2.251 pesos y 2.404 pesos por litro, con lo que el erario dejó de percibir 12,180 millones de pesos. Pero tuvo ingresos petroleros adicionales por 12,351 millones de pesos, lo que en total para el gobierno representó ingresos petroleros por 90,756 millones de pesos, es decir, 10% más, respecto a enero del 2017.

En febrero, el estímulo fiscal varió entre 35.8 y 52.3%, es decir, la SHCP intervino en el precio de la gasolina a través del IEPS subiéndolo y bajándolo entre 2.36 pesos y 1.52 pesos el litro de Magna.

Con ello, las arcas hacendarias dejaron de percibir 9,577 millones de pesos. No obstante, ante el incremento en el precio de la mezcla mexicana y la volatilidad en el tipo de cambio, se beneficiaron los ingresos petroleros con excedentes de 20,095 millones de pesos.

Para el tercer mes del año, el estímulo fiscal se redujo y se observó una intervención en el IEPS de entre 1.521 pesos y 1.889 pesos el litro de la Magna y aun así el erario dejó de percibir alrededor de 8,842 millones de pesos.

No obstante, lo anterior se compensó con los excedentes petroleros de 17,286 millones de pesos que se registraron en los ingresos provenientes de la venta petrolera.

Abril: mayor estímulo, mayor excedente

En abril, el estímulo fiscal que da la SHCP sobre el IEPS para suavizar los precios de la gasolina volvió a elevarse, y por cada litro de gasolina Magna se dejó de cobrar entre 1.904 y 2.135 pesos, con lo que el erario público no recibió ingresos por 10,048 millones de pesos, la mayor cantidad desde enero del 2018.

Dicha pérdida volvió a ser compensada por los ingresos petroleros adicionales que obtuvo el gobierno de 19,190 millones de pesos.

En diversas ocasiones, la Secretaría de Hacienda ha explicado que el estímulo fiscal no es un subsidio, pues la intervención que hacen sirve para suavizar los precios de los combustibles ante la volatilidad que se perciba tanto en los precios internacionales de la gasolina como en el tipo de cambio.

Desde el 2016 el gobierno federal aseguraba que, como parte de la reforma petrolera que se aprobó en el 2014, en el 2018 los precios de los combustibles fluctuarían con base en la oferta y demanda del mercado. Sin embargo, no se logró por completo y decidieron intervenir con el estímulo.

Rubli consideró que la liberación de los precios de la gasolina ha fallado en la instrumentación, pues debió apegarse a los calendarios que habían establecido desde un inicio, pero se diluyeron.

“Ojalá los retomen porque lo que necesita el país es esa apertura total para que vengan inversionistas tanto nacionales como extranjeros (...) hoy tenemos presencia de gasolineras privadas, pero el precio sigue siendo el mismo, no es como en Estados Unidos, donde hay plena libertad y cada una tiene precios diferentes. A eso debemos aspirar de manera rápida”., añadió.

En mayo se eleva estímulo

De acuerdo con los últimos datos que publica la SHCP en el Diario Oficial de la Federación, en las cuatro semanas de mayo, el estímulo fiscal se elevó en mayor nivel en la Magna, pues se dejaron de cobrar entre 3.468 y 2.495 pesos el litro, lo que significa una menor recaudación por el IEPS a combustibles.

Qué significa en pesos y cómo se reparte el subsidio de la SHCP en gasolinas

El repunte en las cotizaciones internacionales de los hidrocarburos está obligando al gobierno mexicano a reducir la carga fiscal en las gasolinas y con ello moderar el acelerado aumento en el precio final que pagan los consumidores en las estaciones de servicio.

Tal reducción, si bien, ha significado una menor captación de ingresos; se tiene también que el repunte en el precio internacional ha significado que el ingreso observado por la exportación del crudo mexicano ha venido superando los ingresos inicialmente previstos en la Ley de Ingresos.

En el acuerdo de esta semana, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) nos indica que el estímulo fiscal para la gasolina Magna tendrá un subsidio durante la presente semana de 75.56%, ello significa que de los 4.59 pesos por litro de gasolina por concepto del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), los consumidores sólo pagarán 1.12 pesos por litro y el restante, 3.47 pesos, es lo que el gobierno dejará de recibir.

En otras palabras, si la SHCP aplicara el IEPS completo, significa que la gasolina Magna que hoy vemos en las estaciones de servicio a un precio de 18.53 pesos por litro la estarían pagando los consumidores a 22.00 pesos por litro, es decir, 19% por arriba del precio al que despachan.

Para la gasolina Premium el subsidio es de 61.16%, es decir, de los 3.88 pesos de IEPS por cada litro, la dependencia absorberá 2.37 pesos y los automovilistas, 1.51 pesos. Este tipo de gasolina, que tenía un precio promedio en la Ciudad de México de 19.95 pesos por litro, en realidad se debería estar pagando a 19.95 por litro. En el caso del diesel, el subsidio es de 73.02%, lo que significa que de los 5.04 pesos de IEPS, el gobierno dejará de recibir 3.68 pesos por cada litro, en tanto que los transportistas sólo pagarán 1.36 pesos, para no pagar 22.73 pesos por litro.

El precio vigente fue de 19.05 pesos por litro, de acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía. (J. L. Caballero)

elizabeth.albarran@eleconomista.mx