Los precios de los bonos del Tesoro de Estados Unidos subieron el lunes, con rendimientos que oscilaron cerca de mínimos en cuatro años, por la búsqueda de inversiones de refugio tras el anuncio del Brexit.

Con los rendimientos de bonos alemanes, británicos y japoneses en mínimos récord o en territorio negativo, los inversionistas se vieron tentados por los rendimientos más altos de los bonos estadounidenses.

Para inversionistas británicos y europeos, el repunte del dólar debido al Brexit se sumaba al atractivo de tener bonos de EU.

Los bonos referenciales del Tesoro a 10 años subieron 30/32 en precio, con un rendimiento de 1.47%, 10 puntos básicos por debajo del nivel de cierre del viernes, pero 10 puntos básicos sobre un mínimo récord de 1.38%, que tocó en julio del 2012.

La deuda a 30 años subió 2-21/32 en precio, con un rendimiento de 2.30%, 8 puntos básicos por encima del mínimo histórico que tocó en enero del 2015.